Ultimo Momento

Como a ti mismo

Por Jenny Rodríguez Bordagaray. En tan solo 24hs, se registraron 904 casos de Covid-19 en la República Argentina. Sin embargo, algunas voces siguen descreyendo y cuestionando una cuarentena que no es más que el método elegido para salir del problema: la pandemia. Por lo tanto, cabe preguntarse qué están poniendo en tela de juicio realmente.

Considerando que “los anticuarentena”, son los mismos que abogan por la meritocracia y el individualismo como camino al éxito, y los eternos detractores de la igualdad de oportunidades, la justicia social y la comunidad organizada, se deduce que lo que les molesta (una vez más) es que la salida sea colectiva. A estos sectores les resulta inconcebible tan solo pensar cuidarnos entre todos; son los mismos que hacen una fiesta en épocas de estricto distanciamiento social, porque consideran que los contagios afectan sólo a los que menos tienen, los que viven hacinados en barrios carenciados, los que desde siempre fueron vistos como  ciudadanos de segunda, los que no tienen acceso ni siquiera al agua corriente, por ejemplo, y hoy en día se convirtieron en uno de los mayores focos de propagación, como producto de años de abandono y destrato de la clase dirigente, y con la anuencia del resto de la sociedad.

No obstante, existe un “otros” que pese a las necesidades se queda en casa, porque entiende que no es momento de restar sino de sumar. Un “otros”, que ajusta el presupuesto a los pocos pesos que entran al hogar, para tirar todo el mes. Un “otros”, que dona lo que no usa a los comedores y merenderos, para dar una mano en este difícil contexto, a los que la pasan mal en serio. Y un “otros”, que se indigna y hasta se entristece, por la vulnerabilidad a la que están expuestos nuestros adultos mayores, cuando las noticias muestran geriátricos sin personal ni insumos suficientes, para cumplir los protocolos pertinentes y evitar los contagios.

Todos esos “otros” pudieron aceptar que nadie se salva solo, que la lucha no es efectiva ni perdurable, si no es encarada de manera colectiva.

Covid-19 se llama el problema que tenemos, cuarentena el método elegido para sortearlo. Todos somos proclives al contagio, y contamos con un Estado presente y un Presidente, que declara reiteradamente que la prioridad es perder la menor cantidad posible de vidas, frente al enemigo invisible

Puede gustar más o gustar menos, y hasta no gustar pero no está en discusión, no hay ni debe haber grieta en esto: respetar la cuarentena (evitar la circulación, las aglomeraciones y mantener el distanciamiento social), lavarse las manos y usar barbijo son las medidas que te salvan a vos y nos salvan a todos.

Que no nos resulte más fácil criticar que ayudar, juzgar que aceptar, decir que hacer… que alguna vez (tal vez podría ser esta), en lugar de odiar, elijamos amar al prójimo como a nosotros mismos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Argentina de pie: El Gobierno alcanzó un acuerdo con los principales grupos de bonistas

Venciendo agoreros de afuera y de adentro, el Gobierno nacional de TODOS, encabezado por Alberto ...