Ultimo Momento

El día que se puso en marcha la única revolución de paz y amor en el mundo

Por Maximiliano Borches. El 17 de octubre de 1945, más de un millón de trabajadores, la gran mayoría de ellos provenientes del extenso conurbano bonaerense – que en algunos casos hasta tuvieron que cruzar a nado las aguas del Riachuelo- se concentraron en Plaza de Mayo para exigir la liberación del entonces coronel Juan Domingo Perón. Ese día, no sólo nacía la primera y única revolución social y política de la Argentina, también nacía una original revolución de paz y amor a nivel planetario, cuyo marco teórico es la Doctrina Justicialista: único cuerpo de ideas nacido en el Siglo XX, que se mantiene pujante y aplicable en el Siglo XXI. Mirá el video al final de la nota. 

La Doctrina Justicialista es una profunda cosmogonía de principios sociales, morales, políticos y económicos, cuya finalidad es la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación. Los tres ejes que atraviesan la misma apuntan a la concreción de una patria económicamente libre, socialmente justa y políticamente soberana,  y marcan la síntesis del único ideario de masas nacido en el Siglo XX, que se mantiene con total (y real) vigencia en el Siglo XXI.

Esta fuerza de ideas –especie de resignifación moderna con aplicación de derechos, del ideario del Renacimiento, que ubica al Hombre como centro de la escena- fue el imparable motor que logró dignificar a millones de compatriotas a lo largo de varias décadas, incluso en las peores etapas de la historia nacional reciente, donde a pesar de los verdugos y vendepatria de turno, varios derechos conquistados durante los inigualables gobiernos de Juan Domingo Perón, continuaron (y continúan) vigentes.

El ideario justicialista es la evolución hasta el momento insuperada de una disputa cultural, que hasta el presente pugna por imponerse ante la afrenta antinacional que representan los sectores liberales y oligárquicos –cuando la etapa histórica gira a la derecha-, como así también ante las avanzadas de la socialdemocracia europeizante y el trasnochado izquierdismo infantil antipopular, que operan como brazo izquierdo de los intereses del Mercado y sus mercaderes, cuyo único objetivo es mantener el privilegio de unos pocos, y la destrucción de todo derecho conquistado, ya sea porque “es un gasto”, como plantean los sectores neoliberales, o porque son una “burocracia antidemocrática”, como suelen repetir los nostálgicos de otros himnos y otros procesos políticos, que nada tienen que ver con nuestra historia nacional.

Este 17 de octubre de 2019, una vez más –y después de muchos años- nos vuelve a encontrar a los peronistas unidos, para compartir un Día de la Lealtad, cuyo horizonte comenzará a materializarse a partir del próximo 27 de octubre, cuando el pueblo argentino vuelva a construir a través de su voto, un camino de liberación libre, justo y soberano.

Discurso de Juan D. Perón del 17 octubre de 1945: 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Deuda macrista: En los primeros 6 meses del gobierno de Alberto vencerán u$s 34 mil millones

La destrucción de la economía nacional y el altísimo nivel de endeudamiento que generó el ...