Ultimo Momento

Hace 31 años salió de gira Hugo del Carril, el “muchacho peronista”

El 13 de agosto de 1989 su corazón no resistió más, y salió de gira. El cantante, actor y cineasta Hugo del Carril, voz de la “Marcha Peronista” cantada por millones de argentinos a lo largo de 72 años, transitó las mismas alegrías y tristezas del peronismo. Perseguido y prohibido tras el golpe cívico-militar-eclesiástico de 1955, continuó su carrera en México. En 1986 fue nombrado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

El artista popular Hugo del Carril, nació en el barrio de Flores, en la Capital Federal, el 30 de noviembre de 1912 y murió el 13 de agosto de 1989. Comenzó siendo muy joven en la radiofonía argentina, como locutor primero, luego como cantor.

En 1929 empezó a trabajar en Radio del Pueblo como estribillista de casi todas las orquestas que desfilaban por la emisora, presentándose con el nombre de Pierrot, Hugo Font o Carlos Cáceres. Antes había actuado en un cuarteto de voces junto a Emilio Castaing y Mario y Martín Podestá; luego integró el trío París, y posteriormente formó el dúo Acuña-Del Carril, ya definitivamente adoptado el seudónimo de Hugo del Carril.

Después comenzó su carrera como solista en Radio La Nación secundado por guitarristas. En 1936 grabó como solista, con la orquesta de Tito Ribero, músico, arreglador y compositor que a partir de entonces se convertiría en su director y asesor musical. A fines de ese mismo año intervino en la película «Los muchachos de antes no usaban gomina», cantando el tango del director del film con música de Francisco Canaro titulado “Tiempos viejos”

 

Su figura y su voz, contribuyeron a que Manuel Romero lo inicie, a partir de esa fugaz aparición, en el cine nacional, actividad que le proporcionó fama y dinero, al mismo tiempo que le dieron a su nombre y a su figura dimensión de ídolo. Títulos representativos y recordados del cine y de aquella época gloriosa de Hugo del Carril son: «Madreselva», «Gente bien», «El astro del tango», «Vida de Carlos Gardel», «La piel del zapa» y, más adelante, «La cabalgata del circo», «La cumparsita», «El último payador», «El ultimo perro», «El negro que tenía el alma blanca».

Paralelamente a esta actividad de actor fue creciendo como cantor. Diversas radios, los más calificados escenarios porteños y las giras por el interior y América van extendiendo su éxito, su prestigio y su fama dentro y fuera del país.  Con el sello Odeón registra inolvidables versiones como «Nostalgias», «Nada más», «Betinotti», «Como aquella princesa», «Percal», «Sosiego en la noche», «Desaliento», «Igual que ayer», «Pobre mi madre querida», «Al compás del corazón», «Nubes de humo», «Buenos Aires», «Tres esquinas».

Sobre 1950 incursionó en el cine como director, iniciándose con «Historia del 900»; consiguió un gran éxito con lo que sería su mejor trabajo: «Las aguas bajan turbias» En esa década dirigió otros filmes: «La Quintrala», «Más allá del olvido», «Una cita con la vida», «Las tierras blancas», «Culpable», «Esta tierra es mía», etcétera, que no alcanzaron el nivel y la repercusión de «Las aguas bajan turbias».

Su adhesión al peronismo, le ocasionó enfrentamientos con muchos sectores artísticos adversos a Perón, que por ese motivo le restaron importancia a su obra y lo aislaron en el afecto y en la amistad, con más virulencia cuando grabó la popular marcha «Los muchachos peronistas», registro que con el tiempo quedaría como símbolo de ese movimiento político. Después de 1955 vivió un tiempo en México, prácticamente resistido en su patria y en lo que había sido su mundo del espectáculo.

Tras el golpe cívico-militar-eclesiástico de 1955, continuó cantando y siguió filmando en los años ’60 y se presentó esporádicamente, en algunas temporadas teatrales y en algunas películas.

En 1961, protagonizó junto a Tita Merello “Amorina”, y luego el film “Esta tierra es mía”. En 1963 grabó “La calesita”, “La sentencia” y “Buenas noches, Buenos Aires”, el primer musical en color de Argentina.

En 1975 dirigió su última película “Yo maté a Facundo” ya que luego asumió un nuevo gobierno militar y del Carril fue nuevamente prohibido, radicándose en México hasta 1981. En enero de 1986 fue nombrado Ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.  En enero de 1988 el actor sufrió un infarto de miocardio, del cual sobrevivió; en septiembre de ese mismo año fue homenajeado en el Luna Park. En agosto del año siguiente del Carril murió tras una descompensación cardíaca.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Bajo la consigna «fuera la mafia judicial», organizaciones sociales, gremiales y políticas se movilizarán el 1 de febrero contra la Corte

La movilización se realizará el próximo 1 de febrero, desde las 17, en Plaza Lavalle, ...