Ultimo Momento

Mientras Vidal recorre canales de TV, todos los días cierran fábricas en la Provincia

La gobernadora macrista María Eugenia Vidal no para de recorrer canales de televisión, afirmando que “crece la desocupación en la Provincia porque aumentó la población” (sic), a veintidós días de la PASO, y en momentos donde todas las encuestas muestran la supremacía del Frente de Todos en su intención de votos. En paralelo, todos los días cierran Pymes en la provincia. Los casos de Eskabe y Zanella en Mar del Plata, como la fábrica Suschen S.A (que fabricaba las “mielcitas” y “naranju”) en La Matanza, el cierre del turno noche de Avón, en Moreno, y miles de textiles y empresas de otros rubros, son la expresión más concreta del industricidio que lleva delante de manera sistemática, el gobierno de coalición PRO-UCR-ARI-Pichetto en Cambiemos. La desocupación en la provincia de Buenos Aires se ubica en el 12,4%, lo que representa a 700 mil personas sin trabajo, sólo en el conurbano. 

Según un informe del Centro de Economía Política (CEPA), sólo en lo que va de este año, cerraron 7518 Pymes con menos de 100 trabajadores. Casi el 30% de ese total, están instaladas en la provincia de Buenos Aires, producto del desastre económico que atraviesa el país, a partir de las políticas aplicadas por la alianza Cambiemos. Además, en tres años y medio de la actual gestión, ya cerraron 15.424 empresas  en todo el país.

En el caso puntual de la provincia de Buenos Aires, donde la ausencia del Estado cada vez es más notoria y peligrosa para los bonaerenses, continúan los despidos y cierre de empresas a lo largo de la provincia. Casi como en una epidemia, la crisis se desparrama por decena de ciudades bonaerenses, sembrando despidos o situaciones de emergencia.

Una de las localidades más golpeadas es Chacabuco, con el cierre de dos empresas que ahora buscan pagar solo el 50 por ciento de las indemnizaciones de los trabajadores despedidos. Entre estas está la reconocida Maitén, la empresa que produce la famosa marca “Don Satur”.

Entre las principales razones, se encuentra la apertura de importaciones y los tarifazos. Políticas que el gobierno nacional y provincial sostiene pese a sus consecuencias evidentes.

Pero también, la caída del consumo, juicios laborales y los altos impuestos. Entre otros motivos.

Lo cierto es que esta situación afecta de lleno a las localidades más chicas y suma el malestar general en un contexto más grande. Ahora, en Mercedes la textil Karavell podría cerrar tras el despido de 65 trabajadores. La empresa dedica a la producción de alfombras se vio altamente afecta con el ingreso de importaciones de China.

La desocupación en la provincia de Buenos Aires se ubica en el 12,4%, lo que representa a 700 mil personas sin trabajo, sólo en el conurbano

Sin embargo, esta no es la única que cierra y despide en diferentes ciudades bonaerenses. Hace poco, este portal contó de la dura situación que vive Chascomús, con el cierre de la empresa metalúrgica Empepa y los despidos en Villa del Sur.

Otro de los sectores afectados por la crisis y las medidas económicas que implementa el gobierno nacional es la industria textil. En Chivilcoy, la empresa Paquetá dispuso un plan de retiros voluntarios y podría afectar a la mitad de los trabajadores de la planta.

Además se registró el cierre de la molinera Cuesta Colorada, la estación de servicio Petro Nort y despidos en el obrador de la Ruta 7.

En tanto, en San Nicolás la fábrica de motos Motomel echó a 130 trabajadores, a raíz de la caída de las ventas.

Situación similar ocurrió en Campana, en donde 20 trabajadores de la fábrica de electrodomésticos Newman fueron despedidos. Eso sucedió un día después que el ministro de Producción, Javier Tizado, visitara la empresa.

Por su parte, una de las plantas frigoríficas más importantes de Carmen de Areco, decidió cerrar sus puertas, dejando un saldo de 30 trabajadores en la calle.

Pero como también estuvo informando este medio, la situación en la avícola Criave de Roque Pérez también es crítica. Sus trabajadores todavía no cobran sueldos adeudados y decidieron reducir su jornada laboral para evitar despidos. La empresa reúne a 780 trabajadores en una población con solo 12 mil habitantes.

Y la cuenta sigue: en la empresa de calzados Dass de Coronel Suátez permanece en crisis y hay más despidos. Esa ciudad junto a Azul, son una de las pocas que ya declararon la emergencia laboral.

En Cresta Roja, los más de 300 operarios siguen sin cobrar y el conflicto no se destraba a pesar de la gran resistencia de sus trabajadores. La planta proyecta un plan de “reestructuración” que podría afectar a 800 empleados.

En Pehuajó, el cierre de un frigorífico en el mes de marzo atentó contra 130 puestos de trabajo.

Mientras tanto, en Luján 17 perdieron su trabajo en la metalúrgica Delgado.

Y en Azul, finalmente, la cerámica Valle Viejo presenta incumplimientos salariales con gran parte de sus trabajadores luego de un pedido de auxilio al gobierno provincial.

Fuentes: Línea Sindical, CEPA

 

 

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Video: A 75 años de la liberación de París, por primera vez brindan homenaje a combatientes republicanos 

«¡París indignado, París destrozado, París martirizado, pero París liberado! Liberado por sí mismo, liberado por ...