Ultimo Momento

Tres monstruos a prisión: Fueron condenados los curas pedófilos del Caso Próvolo

Los curas pedófilos Horacio Corbacho y Nicola Corradi fueron condenados a 45 y 42 años de prisión, respectivamente, por «abusos sexuales agravados con y sin acceso carnal y corrupción de menores», en tanto que el jardinero pedófilo Armando Gómez fue condenado a 18 de prisión. Los reiterados ataques sexuales y abusos de los religiosos y el jardinero violadores, contra niños y adolescentes sordos e hipoacúsicos de 4 a 17 años, se produjeron en el ámbito del Instituto Próvolo, ubicado en Luján de Cuyo, Mendoza. Las vejaciones y torturas salieron a la luz en noviembre de 2016 y desde entonces, dicha institución se encuentra cerrada. Hay otros doce acusados, entre ellos, varias monjas.

Los religiosos pedófilos Horacio Corbacho (59) y Nicola Corradi (83), junto al jardinero del Instituto Próvolo, Armando Gómez (57), fueron condenados a 45, 42 y 18 años de prisión, respectivamente, acusados de “abusos sexuales agravados con y sin acceso carnal y corrupción de menores” contra niños y adolescentes sordomudos e hipoacúsicos en centros educativos de La Plata y Mendoza gestionados por el Instituto Próvolo.

El Padre Horacio Corbacho, había sido imputado por 16 hechos de violaciones y abusos, mientras que a su colega Nicola Corradi, fue acusado por seis violaciones y abusos, en tanto que al jardinero Armando Gómez, se lo acusó de otros seis aberrantes hechos, en una causa que tiene una decena de víctimas de entre 4 y 17 años de edad.

Tres monjas figuran como acusadas de violaciones, abusos y torturas contra niños y adolescentes sordos e hipoacúsicos

En la investigación judicial, que se dividió en tres causas, hay una docena de acusados como «autores materiales, partícipes y encubridores» de distintos delitos sexuales.

Entre ellos está la monja japonesa Kosaka Kumiko, acusada de haber participado en vejámenes en el instituto, y otra causa que involucra a la ex directora Graciela Pascual y la monja Asunción Martínez, entre otros directivos, por «omisión», investigaciones que se espera lleguen pronto a juicio.

Tras una audiencia preliminar en 2018, el ex empleado del Próvolo, Jorge Bordón, fue condenado a 10 años de prisión en un juicio abreviado tras confesar la autoría de una decena de delitos.

Además de los abusos en el Próvolo de Mendoza, se están investigando hechos similares en la sede de La Plata, y anteriormente hubo denuncias en Verona, Italia, donde surgió la institución y también se apuntó al cura italiano Corradi, trasladado a la Argentina.

La Iglesia Católica debe a sus feligreses, y a la comunidad de naciones en general, una urgente y verdadera postura condenatoria, como así también reales investigaciones, sobre los miles de casos de curas y monjas pedófilos que hay en distintos puntos del planeta. Verdaderas bestias humanas depravadas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

La Provincia presente: prohíben cortes de luz y agua por falta de pago

A través del decreto 194/2020, publicado en el Boletín Oficial, el gobierno bonaerense de TODOS, ...