Ultimo Momento

Argentina, único país invitado de la región: Fernández llevó la voz de América Latina y el Caribe a la Cumbre del G7

Por Maximiliano Borches. En su doble carácter de jefe de Estado argentino y presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), Alberto Fernández finalizó su participación en la Cumbre del G7. «Estoy aquí no solamente como Presidente de la República Argentina. He sido invitado en mi calidad de presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. La CELAC es un foro de diálogo y concertación que representa a 650 millones de habitantes», precisó Fernández durante su discurso, que reproducimos abajo, junto a la posterior conferencia de prensa que brindó en Munich.

«En América Latina y el Caribe no soñamos con un nuevo Plan Marshall. Nunca tuvimos uno. Pero soñamos con un nuevo orden internacional donde los esfuerzos se equilibren y las ventajas se distribuyan con criterios de equidad. Soñamos con no ser discriminados por el mundo central y condenados a la marginalidad y al olvido», afirmó Alberto Fernández durante el discurso que brindó ante los líderes del G7.

El presidente argentino, y titular pro tempore de la de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), fue el único mandatario de la región y participó junto al presidente de la Unión Africana y los mandatario de India, Sudáfrica e Indonesia.

«Estoy aquí no solamente como Presidente de la República Argentina. He sido invitado en mi calidad de presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. La CELAC es un foro de diálogo y concertación que representa a 650 millones de habitantes», afirmó Fernández, y añadió: «la asistencia a los pueblos necesitados y el acuerdo en torno del respeto al derecho internacional fueron el origen del orden de la posguerra”…”el mundo, tal como lo conocemos, nos enfrenta a enormes dilemas éticos. Ya sabemos que nadie se salva solo. Nunca ha sido más evidente que las crisis del presente (climáticas, sanitarias, financieras, energéticas y alimentarias) son verdaderamente globales. Las soluciones no dependen de esfuerzos individuales y los efectos negativos que esas crisis generan, llueven ácidamente sobre todo el planeta».

Sobre Derechos Especiales de Giro y políticas de sobrecargos cobrados por el FMI

«Los Derechos Especiales de Giro emitidos por el FMI constituyen una oportunidad para mejorar las condiciones sociales. La canalización de los DEG’s a través del Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad debe incrementarse incluyendo a los países de renta media», dijo el Presidente sobre la asistencia del organismo. «No deben ser instrumentos destinados a engrosar las reservas de bancos centrales que no los necesitan. Deben tener un sentido social capitalizando bancos regionales para financiar infraestructura requerida para el desarrollo que el cambio climático además exige».

«la política de sobrecargos cobrados por el FMI también debe ser revisada. Constituyen una penalización inadmisible en las circunstancias dramáticas que hoy vivimos. Así lo recomendó el G20 antes de que la guerra se desatara». También reclamó por «los derechos fiscales para las grandes corporaciones multinacionales, especialmente en la economía digital; el impuesto mínimo global como medio de implementación de protección climática; y un nuevo marco de tratamiento de las deudas soberanas también requieren una urgente implementación».

Por último, destacó que «no nos interpela el tiempo de la codicia sino el de la fraternidad. Los paraísos fiscales generan infiernos sociales. Constituyen un ejemplo de injusticia social que posterga el derecho a un desarrollo sostenible e inclusivo».

Guerra en Ucrania

Respecto al conflicto bélico que se desarrolla en Europa, afirmó: «La Argentina condenó la invasión de Ucrania por parte de la Federación de Rusia. Una vez más reclamamos el pleno apego a todos los principios del multilateralismo. Creemos en la solución pacífica de las controversias y en el pleno respeto de los derechos humanos»

«Desde un comienzo reclamamos el cese de las hostilidades. Ahora necesitamos impulsar el diálogo entre las partes involucradas. La historia da cuenta de que cada conflicto terminó con acuerdos logrados sobre la base de iniciativas concretas. Tomemos ya la iniciativa en procura de la paz. Hagámoslo antes que sea demasiado tarde». 

Y agregó: «La guerra que nos ocupa es una tragedia. Los flujos comerciales y la logística, ya seriamente dañados durante la pandemia, llegaron a un punto crítico. Los mares están militarizados. La guerra promueve el gasto en armamentos en detrimento de la inversión en proteínas, salud o educación que tanto necesita la humanidad». Y precisó que «para poder hacer frente a semejantes desafíos, quiero alzar mi voz en esta Cumbre para abogar por la construcción de una nueva arquitectura financiera internacional que incluya a las periferias del mundo». 

Conferencia de prensa del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno del G7, desde Múnich, Alemania

PRESIDENTE.- Hace dos meses cuando estuve acá, en Europa, hablando con el Canciller Scholz y con el presidente Macron. Le manifesté mi preocupación por la situación que el mundo atravesaba. Y que América Latina no era ajena a todo eso y el Caribe tampoco. Le plantee, también, la idea que podamos discutir la situación del presente como un mundo que somos. De allí surgió, después, la propuesta del Canciller Scholz, de invitarme como presidente de la CELAC, como presidente de Argentina, de invitar al presidente de la Unión Africana, de sumar a India y a Sudáfrica a este encuentro y de invitar también a Indonesia presidenta del G20 este año, tratando de conformar el mundo que yo reclamaba que podamos discutir. Desde entonces participé de las dos reuniones, que se llevaron a cabo, hoy.

En cada turno dije lo que ustedes ya conocen porque entiendo que la prensa lo ha difundido, y después tuvimos reuniones bilaterales que empezaron, ayer, con el primer ministro de India y que terminaron ahora con el primer ministro de Italia.

En realidad, yo creo que fue muy importante porque pude traer la voz del continente, le pude plantear al mundo cómo el continente padecía los efectos de esta guerra; pude reclamar algo que vengo reclamando hace tiempo que es que todos nos pongamos a trabajar para que esta guerra termine cuanto antes. Porque esta guerra está trayendo un problema la economía global que es indiscutible. Esta guerra está generando un aumento en los precios en la energía, está haciendo carecer de energía a Europa; esta guerra parece ser el prolegómeno de una hambruna que puede afectar, según lo ha dicho la FAO, a 300 millones de habitantes del planeta. Y la verdad es que ninguno puede mirar impávido como si este tema no le tocara. Este tema nos toca, nos toca como continente, nos toca porque nos duele lo que le pasa a África, nos duele lo que pasa en América Central, nos duele lo que pasa en el Caribe y, por lo tanto, teníamos que estar aquí presente.

Pude plantear mí opinión sobre los temas que se trataron, que tienen que ver con la guerra. Yo pedí que por favor veamos el orden de prelación de los problemas y dije el mayor problema y el primer problema a resolver es el problema de la guerra. El segundo problema que debemos discutir es el problema del orden internacional, del sistema económico internacional que es el que genera a situación que estamos viviendo. Como dije en el discurso, el problema no es la pobreza, el problema es el modelo económico que genera la pobreza y, por lo tanto, propuse a discutir todos estos temas.

Manifesté, además, el compromiso de Argentina con el tema climático; manifesté lo injusto que es cómo se plantea ese problema en el mundo central porque la verdad es que el hemisferio sur, la periferia del mundo – como digo yo – es solamente proveedor de oxigeno al mundo. Y, en realidad, a la hora de ordenar el desorden que otros crearon en el mundo nos exigen y no dan herramientas para hacerlo. Por lo tanto, hablé de la necesidad de encontrar esas herramientas financieras, que ayudan al mundo periférico a colaborar en la solución del problema ambiental que a todos nos afecta y en la región nuestra, particularmente, algunos lugares de América Central y, fundamentalmente, el Caribe.

Hablamos, también, de la importancia de igualar los géneros, de terminar con cualquier tipo de discriminación, de potenciar los derechos de la mujer y de la diversidad y, en ese punto, dije lo que ya todos saben que pienso.

Así que creo que ha sido realmente, para Argentina, muy importante; estuve acá invitado por Argentina, por ser Argentina, por presidir la CELAC, en segundo orden. Pudimos contarle al mundo cuál es nuestra visión del presente que se vive y pudimos reclamarle al mundo desarrollado – que es el G7 – allí están los 7 países industrializados más importante en el mundo, algunos de los países más industrializados del mundo, de 7 en concreto, y pude reclamarles que – por favor – presten atención a la realidad que en la periferia pasa.

Después estuve reunido en las bilaterales, que ustedes ya saben, todas de un modo u otro fueron productivas. Y me voy satisfecho y preocupado. Satisfecho porque pude cumplir con el objetivo que me había fijado, que era traer la voz de otro lugar del mundo, que en estas reuniones del G7 nunca se escuchan; provocar la presencia de África, de Asia en estas reuniones, que me parece que es muy importante; pude expresar el compromiso que la Argentina tiene en pos de recuperar la paz, de que la partes de condenar la invasión a Ucrania y de pedir que las partes vuelvan al diálogo para encontrar una salida de este problema que está afectando al mundo todo. Así estoy en esos términos muy satisfecho con el objetivo que me había fijado. Muchas gracias.

PERIODISTA.- Usted hablaba de todas las ponencias que tuvo y de las relaciones bilaterales con otros países, con las potencias mundiales y económicas. ¿Hubo respuestas concretas, por parte de todos estos dirigentes o posteriormente habrá respuestas concretas?

PRESIDENTE.- Hoy fue una Cumbre, donde nos escuchamos. Yo es la primera vez que participo, con el G7, pero la Cumbre tiene algunas cosas auspiciosas. Una cosa auspiciosa es que nos escuchamos y debatimos, con lo cual hay intercambio de posiciones y yo diría que todos estamos conscientes de la necesidad de acelerar el proceso para que la paz se recupere cuanto antes, pues todos somos muy conscientes de la gravedad económica que el problema ha generado y Argentina está presente, en este escenario, trayendo su posición.

Las reuniones bilaterales son distintas de acuerdo con el país que se toque, de qué se trate. Con Michel, que es parte de la Unión Europea, uno de sus más altos funcionarios, hablamos de la posibilidad de que el año que viene hagamos una reunión aprovechando que España va a presidir la Unión Europea, una reunión de CELAC con la Unión Europea, por supuesto, como le había dicho a Pedro Sánchez, cuando lo vi – hace dos meses – absolutamente dispuestos. Y nos parece una buena idea y comenzar a trabajar en eso. Él participó también de la reunión del G7 y por lo tanto escuchó mi posición y cambiamos opiniones sobre nuestras miradas, bastante coincidentes, por cierto.

Después tuve una extraordinaria reunión con el primer ministro de India, con Modi y la verdad que los dos quedamos muy bien predispuesto por la reunión. Me ánimo a decirlo porque hoy, cuando apenas llegué, me agarró, apenas entré y me dijo: “la reunión de ayer fue extraordinaria, tenemos que trabajar juntos, tenemos que hacer cosas juntos” y le comenté que la misma mirada que usted tiene de la reunión es la mirada que tengo yo, la mirada que usted tiene es misma que tengo yo y quedamos en trabajar en muchas cosas juntos, con India, que es una economía de 1.400 millones de personas.

La reunión con Draghi fue una reunión, como siempre con él, buena. Draghi volvió a expresarme su apoyo a la Argentina en los temas que siguen pendientes sin solución, en el Fondo Monetario Internacional. Fundamentalmente hablamos de los sobrecargos. Como dije, en el discurso de hoy, ese es un tema que el Fondo debe tratar y resolver y que el G20, que se realizó en Roma, ya él le había recomendado al Fondo que tratara y resolviera. Con Draghi no es la primera vez que nos vemos, tenemos una muy buena relación personal y de mucho respeto y estamos hablando de Argentina e Italia, con lo cual el vínculo es muy profundo y muy estrecho. Hablamos, también, de la posibilidad de que Italia invierta en los proyectos que existen para instalar plantas de licuación de gas, que es un proyecto que estamos tratando de acelerar para que podamos aprovechar el gas excedente de Vaca Muerta y poder exportarlo al mundo que lo necesita. Él se mostró muy predispuesto a verlo; en el mismo sentido fue la charla con Scholz, que ya lo había planteado la vez pasada y él me dijo que pongamos ya a trabajar a los equipos técnicos, en ese tema. Fue una muy buena reunión con Scholz también.

Después tuve una reunión con Boris Johnson, que Boris Johnson me había pedido. Él me agradeció la presencia, en el G7; valoró la posición, de Argentina, frente al conflicto de Ucrania y Rusia; escuchó con atención las particularidades de la posición de Argentina y yo le plantee francamente, y le dije: “yo quiero ser honesto con usted, es muy difícil que nosotros podamos hablar de algo, si antes no nos sentamos a hablar de la soberanía de las Malvinas. Yo sólo le pido que cumplan con la resolución – de Naciones Unidas – que años tras año, se repite y nosotros no logramos sentarnos, con ustedes, a hablar del tema”. Él me dio su posición, que es la posición que ya todos conocemos del Reino Unido y le dije que esperaba que pronto reflexionen, cambien y podamos sentarnos a dialogar a ver de qué modo se reconoce la soberanía de la Argentina, sobre las Islas Malvinas. Esas fueron las reuniones, creo que no me quedó ninguna en el tintero.

PERIODISTA.- ¿Y cuando hablaron de la recuperación territorial, con Boris Johnson, de alguna manera él se comprometió a algo?

PRESIDENTE.- No, no, él dijo – simplemente – la posición, que históricamente repite el Reino Unido.

PERIODISTA.- De acuerdo a los reclamos que usted lleva a cada Cumbre Internacional, como la extensión de los derechos especiales de giro, como la baja sobre tasas ¿Por qué ahora debería ser distinto, por qué ahora debería ser optimista de cara al futuro y qué expectativas tiene?

PRESIDENTE. – La verdad que tengo buenas expectativas porque en alguna breve charla que tuve con Kristalina Georguieva, que me la cruce esa noche, ella me dijo que iba a insistir con el tema para que el directorio del Fondo lo trate. Yo creo que ha cambiado es que a todos lo que nos pasó en la pandemia, además e sumó la guerra, con la cual la situación hoy es mucho más grave que entonces. Además, en esta Cumbre, no fui el único que haló de los países deudores y de los países endeudados. Hablaron los países africanos, habló Indonesia y hablaron, bueno, la misma Kristalina Georguieva, dijo que: los derechos especiales de giro que se habían emitido por el Fondo de resiliencia, había que ver de qué manera aprovecharlos mejor. Así que yo creo que estamos en un buen camino. Hay que seguir peleando. Esto es una pelea de todos los días y hay que seguir dándola, simplemente. Estas cosas en el mundo no se cambian de un día para el otro.

PERIODISTA. – Hoy se tomaron en Argentina decisiones sobre el tema importaciones. El Banco Central y de Economía. ¿Con esto alcanzaba o estaban viendo la posibilidad de restringir más? Ejemplo: dólar tarjeta.

PRESIDENTE. – No, hoy ya se tomaron las medidas. Las medidas ya las explicó el Presidente del Banco Central y el Ministro de Economía. Eran medidas que ya veníamos pensando de antes y estamos esperando que el Directorio del Fondo aprobara el Primer Trimestre para tomarlas porque hubiera significado un cambio de condiciones respecto a lo que el Fondo había visto y van en el sentido de tratar de recuperar reservas. Para nosotros es un objetivo importante. También, poner en orden las cuentas públicas porque nosotros no creemos que se pueda seguir viviendo con déficit fiscal. Así que, eso hay que tratar de corregir. Paulatinamente, no hay que hacerlo salvajemente. Hay que hacerlo sin ajuste, no lo tiene que hacer gente. La economía tiene que mejorar pero el Estado tiene que hacer su parte también. Ese es el sentido de las medidas que se tomaron. Gracias a todos y todas.

Con información de Casa Rosada.

Ver 1:

Fernández se le plantó al inglés Boris Johnson: “Sólo le pido que cumpla con la resolución de Naciones Unidas»

Ver 2:

Fernández se reunió con el mandatario de la India Narendra Modi y tendrá bilaterales con Johnson, Draghi, Scholz, Kishida y Von Der Leyen

Ver 3:

Alberto ante el G7: “En América Latina y el Caribe no soñamos con un nuevo Plan Marshall, soñamos con un nuevo orden internacional donde las ventajas se distribuyan con criterios de equidad”

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Los bancos nunca pierden: en plena crisis y ajuste las entidades bancarias aumentarán casi 100% las comisiones que cobran por sus paquetes

En pleno retroceso de la calidad de vida de la gran mayoría de la población, ...