Ultimo Momento

La hora de la política

Por Maximiliano Borches. Luego del fallido intento de ofrecerles la candidatura a vicepresidente al gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey , y al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti -quienes la rechazaron- el empresario-presidente, Mauricio Macri, cerró su fórmula presidencial con el senador peronista Miguel Ángel Pichetto, que ya renunció a la presidencia del Bloque Justicialista en la Cámara Alta. Por otro lado, la reunión mantenida entre el presidente del PJ, y diputado nacional (FpV-PJ), José Luis Gioja y el referente el Frente Renovador, Sergio Massa, prácticamente acercó a este último a la conformación de un Frente Patriótico que encabezan Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Todo indica que desde el oficialismo cambiarán su marca política, dejarán de llamarse «Cambiemos», y -quizá- se presentarán como «Cambio Federal». Dos modelos de país en pugna.

A horas de presentar las listas de frentes y alianzas, de cara a las PASO que se realizarán el próximo 11 de agosto, el empresario-presidente, Mauricio Macri, una vez más ninguneó a sus socios de coalición gubernamental: la Unión Cívica Radical, y cerró su fórmula con el desprestigiado senador peronista, Miguél Ángel Pichetto, que de esta manera decidió quemar las últimas naves políticas que le quedaban, antes de su inevitable destino de ostracismo, que comenzará a transitar a partir del 10 de diciembre, cuando culmine su mandato legislativo sin opción de reelegir.

La hora de la política, es decir, la hora del pragmatismo político, quedó sellado tras la brillante jugada pergeñada por la dos veces presidenta, y actual senadora nacional (FpV-PJ), Cristina Fernández de Kirchner, que decidió presentarse como candidata a Vicepresidenta, en la fórmula que comparte con Alberto Fernández. Una decisión política que apunta a construir nuevas mayorías, en un año electoral clave, que no sólo definirá quienes gobernarán la Argentina en los próximos cuatro años, sino que definirá que modelo de país decidirá elegir nuestro pueblo, tras las destrucción del entramado industrial, el mercado laboral y el mercado interno -en síntensis: de la Economía-, que el gobierno de coalición PRO-UCR realiza sistemáticamente desde el 11 de diciembre de 2015 hasta ahora.

La hora de la política, es decir, la hora del pragmatismo político, quedó sellado tras la brillante jugada pergeñada por la dos veces presidenta, y actual senadora nacional (FpV-PJ), Cristina Fernández de Kirchner, que decidió presentarse como candidata a Vicepresidenta, en la fórmula que comparte con Alberto Fernández.

Macri-Pichetto, o la versión criolla del Partido Republicano estadounidense

La fórmula Macri-Pichetto, no sólo acelera el intento de profundizar políticas represivas y autoritarias (en los últimos meses el senador Pichetto «corrió por derecha» en varias oportunidades, al propio Macri), sino que intenta llevar «calma» al stablishment económico/financiero, recuperar votos propios que podrían extraviarse hacia las tolderías que encabezan Roberto Lavagna y José Luis Espert, y a su vez, pretende brindar una clara señal «Republicana» (en el sentido del Partido Republicano estadounidense) hacia el exterior.

En términos internos, el anuncio de esta fórmula presidencial, de alguna manera pone fin a las diatribas del asesor Jaime Durán Barba y del jefe de Gabinete, Marcos Peña Braun, ya que el PRO se aleja del purismo antiperonista, y Macri termina tomando el timón para reinventarse con un «peronista». Su táctica electoral tendrá como ejes principales a la Seguridad, las políticas anti-inmigratorias, y el intento de dejar sin efecto (si triunfan electoralmente), todas aquellas políticas que aún continúan manteniendo derechos adquiridos por nuestra población.

La fórmula Macri-Pichetto, además es la expresión más clara para llevar adelante la última etapa del ajuste de Cambiemos: Reformas laboral, previsional, educativas y en salud, que transforme a la Argentina en un país de estándares sociales parecidos a los asiáticos o de la América Central, apunta a polarizar definitivamente de cara a las elecciones generales del próximo 27 de octubre.

Cada vez se acerca más el acuerdo de Sergio Massa con el peronismo

El encuentro mantenido entre el presidente del Partido Justicialista, y diputado nacional (FpV-PJ), José Luis Gioja, y el referente del Frente Renovador, Sergio Massa, que se llevó a cabo en la tarde del martes, prácticamente selló la unidad para enfrentar en las urnas a la versión -ahora sí- más rancia del conservadurisimo político y el liberalismo económico que encarna Cambiemos.

En las próximas horas se conocerán los detalles de este acuerdo, mientras siguen las negociaciones por las candidaturas a distintos cargos.

Dos modelos de país en pugna

En síntesis, la extrema polarización que se instaló a través de las fórmulas, Alberto Fernandez-Cristina Fernández de Kirchner, versus, Mauricio Macri-Miguel Ángel Pichetto, es la expresión más acabada del pragmatismo político. La primera fórmula, sintetiza la expresión de los intereses del campo nacional y popular, donde nadie sobra y todos son necesarios. La segunda fórmula, expresa la «bolsonorización» de la política nacional, y el retroceso socio/económico vivido durante la etapa pre-peronista, de la historia nacional.

Dos modelos de país están en juego. El voto popular decidirá cual de ellos se impondrá.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Se cayó la sesión que iba a tratar la prórroga del contrato con “El Trébol”

La candidata a intendenta del Frente de Todos-Moreno, Mariel Fernández, obtuvo su segunda victoria política: ...