Ultimo Momento

A 40 años del 30 de octubre de 1983, hoy la democracia vuelve a estar en juego y no se puede ser neutral

Por Maximiliano Borches*. A 40 años de recuperada para siempre nuestra democracia, las y los argentinos no solo elegiremos con nuestro voto al próximo presidente. El 19 de noviembre decidiremos en las urnas si fortalecemos o degradamos nuestra democracia conseguida tras la aplicación de políticas de terrorismo de estado que se cobraron las vidas de 30 mil detenidos-desaparecidos. El candidato de la nueva alianza macrista/La Libertad Avanza, Javier Milei, encarna la infamia. A diferencia de su padrino Mauricio Macri, éste no es un intermediario de los Fondos Buitre, es un agente de ellos, que solo pretende extirpar al pueblo argentino de su soberanía y sus recursos naturales. En estas elecciones no se puede ser neutral y jactarse de la tibieza del voto en blanco. Entre las dos propuestas de país en juego, es claro que la elección de Sergio Massa como presidente no solo garantiza derechos, potencia el desarrollo democrático e inclusivo de la Argentina para los próximos 40 años y más.

En este sentido, los 40 años transcurridos desde la primera votación que catapultó al radical Raúl Alfonsín como presidente en 1983, tras la persistente lucha de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, organismos de Derechos Humanos y los sindicatos nucleados en la “CGT-Brasil”, encabezada entonces por el mítico dirigente Saúl «Pueblo» Ubaldini que encabezó cabo tres paros generales en plena dictadura  (1979, 1981 y 1982), fueron los pilares centrales de la recuperación democrática tras la noche y niebla de la dictadura cívico-militar-eclesiástica más criminal de nuestra historia.

30 de octubre de 1983

Aquel 30 de octubre de 1983, con una asistencia superior al 85 por ciento del padrón, las y los argentinos concurrieron a las urnas y Ricardo Alfonsín se consagró presidente con el respaldo de 7.724.559 votos, sobre el peronista Ítalo Argentino Luder, que cosechó 5.559.402 votos; en tanto Oscar Alende había sumado 347.654 sufragios.

Mirá los resultados generales y provinciales de la elección del 30 de octubre de 1983: 

https://www.argentina.gob.ar/dine/resultados-electorales/elecciones-1983

Al día siguiente, Alfonsín y Luder, que no habían intercambiado agravios personales durante la campaña, se estrechaban las manos en un reconocimiento mutuo del resultado electoral y el inicio de una transición hacia un nuevo gobierno.

Tras varias negociaciones, el radicalismo logró que la dictadura accediera a entregar el gobierno el 10 de diciembre de 1983, fecha en la cual se puso fin al régimen militar que instauró el terrorismo de Estado y comenzó en la Argentina una continuidad democrática de 40 años que perdura hasta la actualidad.

Hoy no podemos ser neutrales

Hoy, urge la necesidad de establecer un gobierno de unidad nacional con las mejores mujeres y los mejores hombres de la política, para saldar las deudas sociales y económicas que la democracia mantiene con nuestro pueblo. Deudas, que entre otras cuestiones -y a casusa de las constantes crisis- posibilitaron la aparición de un monstruo como Javier Milei. Claro emergente de la falta de rumbo de los últimos años.

La Argentina y la democracia nos interpela sin ambigüedades. El próximo 19 de noviembre no solo se disputan dos modelos de país, sino la profundización de la democracia.

No se puede ser neutral en este contexto.

Sergio Massa presidente.

*Director del portal “Mariano Moreno Noticias”

 

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Las políticas de Milei profundizan el derrumbe de la producción metalúrgica: ya se perdieron 12 mil puestos de trabajo y otros 30 mil están en riesgo

La Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA) dio a conocer el informe ...