Ultimo Momento

Crisis climática: Venezuela es el primer país andino que ya perdió todos sus glaciares

Venezuela tenía cinco glaciares en la Sierra Nevada, pero para 2011 ya habían desaparecido cuatro. Si bien el Humboldt resistió el cambio climático, ahora es «un remanente de hielo».

Roca desnuda y un pequeño trozo de hielo es todo lo que queda del que fue el último glaciar de Venezuela, arrasado por el cambio climático y al que el gobierno quiere «salvar» con mantas geotérmicas, pese a la opinión contraria de los expertos. A raíz de la situación, los especialistas consideraron que se trata del «fin de un ciclo glacial».

Si bien el retroceso glaciar es mundial, Venezuela, en pleno trópico, es el primer país de la cordillera de Los Andes -que se extiende por Colombia, Perú, Bolivia, Argentina y Chile-, en perder la totalidad de sus cinco glaciares, que sumaban unas 1.000 hectáreas de hielo hace poco más de un siglo. Sumado a esto, sería el primer país de la historia moderna y del continente americano en atravesar este fenómeno, según los científicos.

«En Venezuela ya no hay glaciares, lo que tenemos en un pedazo de hielo con 0,4% de su extensión original», explicó a la AFP Julio César Centeno, profesor universitario y asesor de la Conferencia de Naciones Unidas para Medio Ambiente y Desarrollo (UNCED). Y su desaparición es «irreversible», aseguró.
La Iniciativa Internacional sobre el Clima y la Criosfera (ICCI), una organización de defensa de la ciencia, declaró recientemente que el Glaciar Humboldt, también conocido como La Corona, ya es «demasiado pequeño para ser clasificado como glaciar». En marzo, los científicos venezolanos advirtieron que el glaciar se había reducido drásticamente.

Las estimaciones más optimistas le dan a este «trozo de hielo de cuatro a cinco años», indicó Enrique La Marca, herpetólogo y ecólogo tropical, vinculado desde hace tres décadas a investigaciones sobre cambio climático. Otros cálculos no le dan más de dos años.
«Es un remanente de hielo», aseguró la física de la Universidad de Los Andes (ULA) Alejandra Melfo, investigadora asociada del proyecto Último Glaciar, que volvió en diciembre de 2023 tras cuatro años sin subir al pico. «Está muy pequeñito», describió la científica, que estudia nuevas formas de vida en el lugar.

La desaparición del glaciar afectará igualmente el turismo de montaña, pues la mayoría escalaba el Humboldt por el glaciar, advirtió la ingeniera forestal y montañista Susana Rodríguez. «Ahora todo es roca, y lo que queda está tan deteriorado que es riesgoso pisarlo, hay grietas», lamentó. «¿Será la última vez que lo vimos?», se preguntó, resignada.

“Nuestros glaciares tropicales comenzaron a desaparecer desde los años 70 y se siente su ausencia. Es una tristeza muy grande y lo único que podemos hacer es usar su legado para mostrarles a los niños lo hermosa que era nuestra Sierra Nevada”, indicó Alejandra Melfo, astrofísica de la ULA, en diálogo con Noticias Telemundo.

Las consecuencias del calentamiento global
Venezuela tenía cinco glaciares en la Sierra Nevada, ubicados a unos 4.800 metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, para 2011 ya habían desaparecido cuatro, siendo que el Humboldt, ubicado cerca de la segunda montaña más alta del país, resistió las alteraciones drásticas del clima.

Con el aumento de las temperaturas globales debido al cambio climático, el derretimiento de grandes masas de hielo es un fenómeno continuo que, entre otras cosas, contribuye al aumento del nivel del mar en todo el mundo. «En el caso de Humboldt, es un proceso de erosión que viene desde hace años sin parar», explicó Melfo.

«Es el fin de un ciclo glacial. Y en las zonas intertropicales, básicamente por debajo de los 5.000 metros, casi todos los glaciares han ido desapareciendo», afirmó Maximiliano Bezada, investigador geológico de la Universidad de Minnesota. «El caso de Humboldt fue icónico porque está a 4.800 metros y sin embargo permaneció por bastante tiempo, y eso es una anomalía climática», añadió

Si bien se proyectaba que el glaciar Humboldt persistiría al menos otra década, los científicos no habían podido monitorear el área donde se encuentra debido a la agitación política del país. “Los glaciares de Venezuela no son los primeros en desaparecer, algunos han desaparecido en Colombia y otros países. Lo que pasa es que Venezuela tenía pocos y todos en la Sierra Nevada, vi como desaparecieron los glaciares del Pico La Concha y el Pico Bolívar. Por eso es el primer país que se queda sin glaciares”, aseguró Melfo.

El caso de Venezuela no es el único. En ese sentido, los glaciares de todo el mundo se están reduciendo debido al calentamiento global, siendo que incluso algunos están desapareciendo más rápidamente, desafiando las proyecciones científicas. “Si bien el fin del glaciar era algo que iba a suceder por el ciclo que estamos viviendo, no hay duda de que el calentamiento global, producto de los gases de efecto invernadero, por supuesto ha acelerado el proceso de desaparición”, detalló Bezada.
Al respecto, un estudio de 2023 analizó los 215.000 glaciares terrestres del planeta de manera más exhaustiva que investigaciones anteriores y concluyó que, si las temperaturas continúan aumentando, el 83% de los glaciares habrán desaparecido para el año 2100.

Mallas térmicas y riesgo de microplásticos: la solución de Venezuela para revertir el deshielo
A pesar de que los expertos aseguran que la desaparición del Humboldt es «irreversible», el gobierno venezolano informó en diciembre pasado de un plan para revertir el deshielo con mallas térmicas de polipropileno diseñadas para mitigar la incidencia de los rayos solares en superficies.

El plan replica una técnica aplicada desde hace más de 20 años en países como Austria, Italia, Francia, Suiza, Alemania, China, Rusia y Chile. En la mayoría de los casos, para proteger pistas de esquiar.

«Permite de alguna forma mantener la temperatura de la zona y evitar que se termine de derretir todo el glaciar», informó en diciembre Jehyson Guzman, gobernador de Mérida (oeste), estado donde estaban los únicos glaciares del país. El plan busca «salvar los glaciares de Mérida», indicó por su parte, el presidente Nicolás Maduro.

El proyecto despierta escepticismo entre especialistas de la ULA, que insisten en que La Corona, en el pico Humboldt, el segundo más alto de Venezuela con 4.916 metros, dejó de ser un glaciar pues le quedan apenas dos hectáreas de las 450 que se extendían hasta el vecino pico Bonpland.

Según estándares internacionales, un glaciar debe medir mínimo 10 hectáreas (0,1 km2). Antes de La Corona, desaparecieron glaciares en los picos El León, La Concha, El Toro y Bolívar, por lo que no queda casi nada de las «cinco águilas blancas» de Mérida.

Se está «protegiendo» a un glaciar que ya no existe, insistió Julio César Centeno. «Es una cosa ilusoria, una alucinación, es completamente absurdo», subrayó. Por ese motivo, tanto él como otros científicos pedirán a la corte suprema que suspenda el proyecto, que aseguran carece de un estudio de impacto ambiental y no fue objeto de una consulta pública, como establece la ley.
Alertó, además, de un impacto medioambiental a medida que ese manto se degrade por la radiación solar y la lluvia. «Esos microplásticos son prácticamente invisibles, caen en el suelo y de allí pasan a cultivos, lagunas, al aire. Entonces la gente va a terminar comiendo y respirando eso», advirtió.

En sintonía con sus declaraciones, La Marca expresó su temor respecto a que el cobertor obstruya el proceso biológico de especies que han venido colonizando la roca, como musgos y líquenes. «Cuando se coloca un manto de esa naturaleza, está obstruyendo un proceso biológico natural que estaba ocurriendo; si le colocan unos plásticos esa vida va a morir», subrayó el también coordinador del proyecto editorial ‘Donde Venezuela toca el cielo’, sobre las montañas más altas de Venezuela.

Los 35 rollos de manto -de 2,75 metros de ancho por 80 de largo cada uno- fueron llevados a la montaña en helicópteros militares. Por el momento, no está claro cuando serán instalados.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Recesión y desocupación: seis automotrices paran la producción toda la semana por caída de demanda y falta de insumos y la UIA confirma desplome de la industria

La actividad fabril retrocedió 14,2% en abril, según la UIA. En tanto, la fabricación de ...