Ultimo Momento

Crisis, incertidumbre y falta de rumbo económico: volvió en enero la «fuga de capitales», se fueron u$s20 millones

En medio de una crisis política inventada por el Gobierno nacional, que no para de abrir frentes de tensión con los sectores políticos y sociales de la Argentina, volvieron los primeros datos de fugas de capitaales. Las salidas de divisas por parte de los argentinos superaron a la repatriación de las mismas. Hay algunas conjeturas. Lo cierto es que es temprano para ver lo que viene.

En el primer mes pleno de gobierno de La Libertad Avanza (LLA) reapareció un viejo conocido del mercado, la llamada “fuga de capitales”que en enero pasado sumó u$s20 millones netos. Sin embargo, se trata del menor nivel registrado en meses con salidas netas de dólares desde marzo del año pasado.

Los datos oficiales del Banco Central (BCRA) muestran que tras un auspicioso diciembre 2023, durante el cual hubo repatriación neta de capitales por más de u$s330 millones, el mes pasado las salidas superaron a los ingresos en u$s20 millones netos producto de egresos netos en concepto de divisas por u$s45 millones y ventas netas de billetes por u$s25 millones.

El resultado del también llamado “atesoramiento” vinculado con la compra-venta de billetes, se explica por las ventas netas de personas jurídicas por u$s33 millones, en parte, compensadas por compras netas de las personas físicas por u$s8 millones.

En tal sentido, las personas físicas compraron billetes por u$s20 millones (los compradores sumaron apenas 138.000) y a la vez efectuaron ventas por u$s18 millones (fueron 198.000 los vendedores). El mes anterior habían realizaron compras de billetes por u$s73 millones y efectuaron ventas por u$s18 millones, de modo que las compras netas apenas sumaron u$s55 millones. Pero el número de compradores había sido de 396.000 personas mientras que los vendedores fueron 197.000. O sea, se mantuvo el nivel de la oferta pero se derrumbó el de la demanda, lo que repercutió en las cotizaciones cambiarias.

Pero en total, las personas físicas compraron de forma neta u$s189 millones, principalmente para gastos por viajes y otros consumos efectuados con tarjetas con proveedores no residentes (con un resultado neto de u$s187 millones).

No debe soslayarse que casi desde mediados de diciembre pasado entró en vigencia la Resolución 5463 de AFIP que modificó las alícuotas del impuesto a las Ganancias y de Bienes personales que se perciben en la compra de moneda extranjera con motivos de atesoramiento al 30% y 0% en los gastos en moneda extranjera con tarjeta. Esto implicó que el recargo total sobre estos consumos pasó a ser del 60% (30% vía impuesto PAIS y el 30% restante como percepción del impuesto a las Ganancias o de Bienes personales, según corresponda).

Mientras que el sector de los Inversores institucionales, tanto residentes como no residentes, efectuó ventas netas en el mes por u$s22 millones, lo cual lubricó aún más la oferta de divisas en el mercado local.

En cuanto al otro componente de la salida de capitales de enero pasado, hubo egresos netos a cuentas propias en el exterior por un total de u$s28 millones. Se trata de transferencias hacia el exterior a cuentas de residentes. Según explica el BCRA, este resultado se debe principalmente a las transferencias netas realizadas por personas físicas por u$s78 millones, las que fueron parcialmente compensadas por ingresos netos del Sector Real excluyendo Oleaginosas y Cereales por u$s30millones, de parte de Inversores Institucionales por u$s15 millones y otros u$s3 millones del sector Oleaginosas y Cereales.

Atesoramiento: parámetros históricos

Podría decirse, apresuradamente, que en enero el “carry trade ” no atrajo el interés de los inversores autóctonos sino todo lo contrario. Sin embargo, también hay que considerar que parece haber cierta estacionalidad o más bien cierto comportamiento tradicional, en parte, vinculado con temas impositivos, que inducen a los inversores a sacar más divisas del sistema de las que traen o repatrian. Por eso, el atesoramiento de enero podría verse dentro de los parámetros históricos aunque su monto es el más bajo de los últimos 10 años por lo menos.

Por ejemplo, en enero del 2019, en plena crisis económica y financiera del gobierno de Macri la fuga sumó u$s2.012 millones, un año después, ya entrando a la pandemia, fue de u$s61 millones, en enero 2021 de u$s101 millones y en 2022 de u$s188 millones y un año atrás de u$s81 millones. O sea, lo registrado en enero pasado está por debajo de los últimos años.

De la serie histórica el único mes de enero en el que no hubo fuga de capitales fue en 2013, cuando hubo un flujo neto positivo de u$s34 millones. En el resto de los eneros hubo fuga, y casi siempre por montos significativos en términos de las reservas del BCRA. Habrá que ver cómo se comporta de ahora en más esta variable muy monitoreada por el mercado porque tiene relación directa con el stock de reservas internacionales.

Con información de ámbito.com

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

A 81 años del heroico levantamiento del Gueto de Varsovia

Por Maximiliano Borches. El 19 de abril de 1943 comenzó a gestarse uno de los ...