Ultimo Momento

¿Cristina intenta reflotar a «La Cámpora» y lanzó a Mayra Mendoza a disputar la futura interna para sustituir a Kicillof?

Decidida a recobrar protagonismo de cara a las internas que ya estallaron en el peronismo bonaerense para perfilar al próximo candidato a gobernador por ese espacio –ya que a Axel Kicillof se le acaban las chances de ser electo-, tras la estrepitosa derrota del espacio político que lideraba junto a Alberto Fernández y otros dirigentes, la dos veces presidenta y vicepresidenta de Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner, reapareció en Quilmes de la mano de “La Cámpora”, incluyendo a la actual intendenta de ese municipio, Mayra Mendoza, en la lista de posibles candidatos a gobernador por el peronismo (en esta oportunidad, desde el “crisitnismo”) ¿El presidente JAvbier Milei fue quien más ganó con la repentina reaparición de CFK?. El intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, y el ex jefe municipal de Hurlingham, Juan Zabaleta, publicaron sarcásticas imágenes contra la ex presidenta en sus redes sociales: «otra vez sopa». 

El Discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner:

Muchas gracias y bienvenidos a todos y a todas. Felicitaciones, Mayra, porque esto viene con felicitaciones primero, y agradecimiento después. Felicitaciones porque no hay mejor manera de recordar y homenajear a quien fuera mi compañero de vida con gestión, con trabajo y con obras. Así que, felicitaciones. Y agradecimiento además (esto ya es un poco más personal), agradecimiento en mi nombre y el de mis hijos por haber recordado a mi compañero. También quiero agradecer al intendente de Avellaneda, al compañero Ferraresi, que también hace unas horas acaba de inaugurar el CCK en la Isla Maciel. Muchas gracias también en nombre de mis hijos por haber inaugurado esa obra, una réplica. Debe ser bastante más chiquita de lo que fue el CCK.

La verdad es que, cuando recibí la invitación de Mayra… No me gusta venir a los lugares donde hay cosas de él. Es fuerte y es difícil. Bueno, ¿qué voy a explicar? Pero esa misma noche escuché al Presidente (no silbemos ni chiflemos, se los pido por favor). Escuché al Presidente en una cadena nacional y la verdad que me decidí a venir acá, para reflexionar sobre este particular momento que vive la Argentina y esto que denominé el experimento anarco-capitalista y el inútil sacrificio al que está siendo sometido nuestro pueblo. ¿Por qué digo esto? Recién acaba de contarnos Mayra la historia de este lugar, que fue una Obra del Bicentenario suspendida con la llegada del gobierno de Macri en el 2015, luego reiniciada nuevamente y hoy re-inaugurada.

Hoy hay 2308 obras públicas en todo el país, a lo largo y a lo ancho, suspendidas. 119 obras paralizadas en universidades nacionales en todo el país. Entonces digo, hace exactamente 21 años, yo todavía estaba en Río Gallegos. No sabíamos los resultados pero siento como si estuviéramos en el juego de la oca y hubiéramos retrocedido hasta nuevamente el lugar de partida. ¿Por qué digo esto? Yo quiero que hoy la reflexión que hagamos no sea desde el dogmatismo ni desde la ideología. Lo que voy a contar, lo que voy a comparar, lo que voy a reflexionar es empírico. Absolutamente: lo vivimos. No es ideológico.

Sinceramente no creo en esto de la derecha, la izquierda. En Argentina nunca se pudo explicar la realidad ni desde la derecha ni desde la izquierda. Son categorías de pensamiento ajenas a nuestra historia, ajenas a la realidad. Provienen de los países dominantes, de los colonizadores, o colonizados. Así que, difícilmente, uno pueda desentrañar desde las mismas categorías del pensamiento lo que nos pasa. Pero la verdad es que cuando escuché por ejemplo congratularse por el déficit público del primer trimestre y… bueno, resulta que no pagaste el CAMMESA, la energía, cuando no pagaste las obras públicas, no pagaste lo que le debés a las provincias, no pagaste lo que le debés a las universidades… Es como si ustedes en su casa, después de no haber pagado la luz, el gas, el agua, las expensas, el alquiler, la señora que trabaja, la niñera, digan “tengo superávit”. No, hermano, no tenés un superávit. No es cierto. No es cierto. Mirá todo lo que debés, ¿superávit de dónde? No. No tenés superávit. Este superávit que no tiene sustento y que, además, plantea al déficit fiscal. Ojo… no quiero que digan que no estaba felicitando a los que tienen, no, no, no. Pero, creer que en la República Argentina el problema es el déficit fiscal es no entender la Argentina, la economía y el mundo. De todos los países del mundo, solamente tres —tres— tienen superávit fiscal. Hasta hace poco eran dos: Dinamarca y Noruega. Ahora se agregó Australia.

¿Saben cuál es el déficit fiscal más grande del mundo? El de Estados Unidos. Claro, tienen la maquinita de los dólares y unos cuantos portaaviones, con lo cual —entre la maquinita de los dólares y unos cuantos portaaviones—, sí, te podés dar el lujo de tener déficit fiscal y trasladárselo a todos los demás en el mundo. Obviamente, pero bueno… Tampoco vinimos a hacer una apología nacionalista ni nada que se les parezca, pero lo curioso de todo esto es que nos quieren presentar, a 21 años de la Argentina que recibimos el 27 de abril del 2003, las mismas politicas.

El lunes se va a tratar en la Cámara de Diputados la famosa ley de Bases, cuyos ejes principales son privatizaciones, reforma laboral, reducciones impositivas, etc, etc. Quiero contarles que cuando Néstor llegó a la Presidencia, cuando ese 27 de abril salió segundo porque se había caído el país, la convertibilidad un año antes, todo era privado. Hasta las jubilaciones, YPF, Aerolíneas Argentinas, todo, todo, absolutamente todo era privado. ¡Hasta las jubilaciones! Yo era diputada nacional, fui senadora desde 1995 y, permanentemente —sobre todo después del ’99—, comenzó a plantearse el déficit fiscal y el déficit cero. Y tuvimos déficit cero. En el año 2000 y 2001 descontaron sueldos, jubilaciones y tuvimos déficit cero. Y se cayó igual. Pero, vuelvo a reiterar para que nadie piense que estoy batiendo el parche contra el superávit fiscal: en este país, en los seis años que hubo superávit fiscal, gobernaba Néstor Kirchner y en el 2008 quien habla. Si, señores. A ver… superávit fiscal 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008. ¿Y qué pasó en el 2008? Y… ¡se cayó el mundo! Se cayó el Lehman Brothers. Crisis global a escala global. No se pudo sostener y más tarde, dos años más tarde, se nos invirtió la balanza energética. De un superávit de más de 4.000 millones de dólares en exportaciones energéticas, pasamos a tener que importar por la misma cifra. Éste fue el tema de por qué tuvimos déficit. No es que estemos defendiendo el déficit, pero por esto digo que esa hazaña, eso de la hazaña histórica y demás, ¿por un trimestre, hazaña histórica? Entonces nosotros, que estuvimos seis años, ¿qué somos? ¿Héroes nacionales? No, no, no. ?¿Qué somos, héroes nacionales? No, no.

Yo sé que a la militancia le gusta la heroicidad, pero no: hombres y mujeres de carne y hueso con responsabilidades especiales que se hacen cargo de la historia y le hacen frente con coraje, eso fuimos. No fuimos héroes. Y, fundamentalmente, con ideas claras.

Quiero también ser muy clara: nadie está desconociendo la legitimidad de origen del Presidente, ¿eh? Si hay algo que siempre he reconocido es la contundencia y lo inapelable que es el voto popular. Nadie está discutiendo, pero la legitimidad de origen necesita legitimarse también en la gestión y en los resultados de la gestión. Quiero contarles una anécdota referida a esta particular circunstancia de hace 21 años. Todos lo saben: Menem salió primero con el 24% de los votos, Néstor segundo con el 22%. Fíjense qué cosa… Si la elección, ésta que pasamos, fue una elección de tercios, aquella fue una elección de cuartos. Ninguno llegaba ni al 25% y el pelotón de atrás ni siquiera llegaba al quinto. Fue una elección de cuartos y quintos. Tal era la fragmentación que tenía la sociedad… había gente que se iba para no votar, al kilómetro 501. Sí, en la parlamentaria anterior había salido el voto salameel voto clemente: desprestigio total. Todo privatizado, déficit cero. ¿Y entonces?

Lo de siempre. Se acabaron los dólares, había que garpar y cuando se acaban los dólares y hay que garpar, se cae la Argentina. Es la historia de los últimos 40 años, creo que esto tenemos que tenerlo muy claro. Les iba a contar una anécdota porque, en esos días, después del 27 de abril, como había una consigna de que se iba a reagrupar el voto, como se reagrupan los balotajes, comenzó a surgir el rumor de que quien había salido primero iba a renunciar para deslegitimar al gobierno que empezaba. Y justo llegó al país José Saramago, que era Premio Nobel de Literatura. Él y su mujer, Pilar del Río, querida amiga, yo nos los conocía todavía, y se hizo una cena en su honor en la casa de un importante empresario argentino, al que se invitó a muchísimas personalidades de los derechos humanos. Estaba Estela de Carlotto, intelectuales, periodistas, escritores. Y ya el tema era que «renuncia, renuncia, renuncia» al ballotage. “¿Qué van a hacer ustedes?” Esto no me lo olvido más. Me lo preguntaban todos, desde Pilar hasta la dueña de casa y los que estaban ahí. ¿Qué van a hacer si renuncia y ustedes quedan con 22% de los votos, con este quilombo de país? Y yo les dije, muy segura de mí misma, tan segura como era él, que no se preocuparan, que nosotros íbamos a tener no legitimidad de origen, porque teníamos apenas el 22 por ciento de los votos, pero que sí íbamos a construir legitimidad en la gestión defendiendo los intereses de la sociedad y haciéndonos cargo de las cosas que había que hacer. Porque, hermano, hermana, te puede haber votado el 60% de los votos pero, si después, cuando sos gobierno, la gente se caga de hambre, pierde el trabajo, aumenta la desocupación, no puede llegar a fin de mes… ¿de qué sirve? Esto es muy claro. Tan legitimado que de ese 22%, Néstor se fue con un 70% de imagen positiva cuando finalizó la primera presidencia. Pero quería decirles que, entonces, uno piensa que bueno… este es un gobierno entonces como el de aquel… No, tampoco. Un gobierno neoliberal como fue el menemismo (que él sostiene que fue el mejor Presidente de la historia y su ministro de Economía estrella, el mejor de Economía de la historia… Sin silbidos, no silbidos, no silbidos…

No se enojen. Que los rete —ya saben que yo soy media mandona—, no lo voy a perder nunca.

¿Y qué es, entonces, este gobierno? Tiene algunos puntos de contacto. Por ejemplo, relaciones exteriores, bueno, en aquella época eran relaciones carnales. Ahora no quiero ni mencionar la palabra con este Presidente porque puede dar lugar a una interpretación extravagante, pero bueno, nada… relaciones carnales. Se dio un episodio también internacional, igual que ahora, con el episodio de Medio Oriente entre Israel e Irán. En aquel momento no era Irán, el régimen teocrático de los Ayatolás, era Irak, con K. Y eran Sadam Hussein y las armas químicas. Y el gobierno de ese entonces, cuando Sadam Hussein ocupa Kuwait, Bush padre era Presidente de Estados Unidos, manda dos fragatas misilísticas argentinas a combatir al Medio Oriente. Mambrú se fue a la guerra…Mambrú se fue a la guerra… Hasta eso, también.

Privatizaciones… y ni qué hablar de estas privatizaciones a medias que llevan ahora. En aquel momento se privatizó todo el patrimonio estatal. Todas las hidroeléctricas. Todos los troncales. Para que tengan una idea: SEGBA, entre otras cosas, se dividió en la distribución entre Edenor, Edelap y Edesur. Fíjense la magnitud de lo que era el patrimonio estatal. Chocón, Cerros Colorados, Futaleufú. Todo, todo lo hídrico, las líneas telefónicas y es que nosotros estamos en contra de… Y cuando volvimos, ¿retrotrajimos todo y dijimos: “Todo vuelve al Estado”? No, no. Porque ni privatistas ni estatistas. ¿Qué recuperamos? Primero, agua y energía a través de una ley del Congreso porque la compañía francesa no cumplía y no había agua en todo el Conurbano bonaerense. No había una sola línea tendida. Recuperamos Aerolíneas Argentinas, pero ¿por qué recuperamos Aerolíneas Argentinas? Porque a la altura del año 2008 el Estado nacional pagaba el combustible de los aviones de Aerolíneas Argentinas que era de la compañía estatal Iberia, española, y pagaba los sueldos de todo el personal de Aerolíneas Argentinas. Cosa insólita, el Estado pagando combustible y todos los sueldos… O sea, no hubo más remedio que recuperar Aerolíneas Argentinas por el estado irregular. Y de YPF también, cuando Repsol había convertido a una compañía petrolera en una compañía financiera y entonces hubo que recuperar porque teníamos que recuperar la soberanía energética como realmente se recuperó a partir del año 2012. Mención aparte: paso un aviso, marzo (voy a hablar más adelante de eso), Vaca Muerta bate récords de producción. ¡Récord de producción! Casi 400.000 barriles al día. De nada, ¿eh? De nada.

Recuperamos también las jubilaciones, por una cuestión muy simple: el Estado estaba pagando el 60% de las pensiones. ¿Por qué? Porque las AFJP se quedaban con la crema, con los salarios más altos, y los salarios más bajos los pagaba el Estado. Absurdo. Y se recuperó, pero entonces, si todo aquello no dio resultado, además, en un marco internacional absolutamente favorable a ese proyecto neoliberal, en el ’89 cuando asumió Menem se cae el muro de Berlín, sale el Plan Brady que fue el salvataje que el Tesoro de los Estados Unidos hizo a los bancos que se habían endeudado con los petrodólares y lo presentó como que ayudaban a la deuda externa de los paises de Latinoamérica. No, no, no. Rescataron a los bancos y clavaron a los jubilados italianos, alemanes, japoneses, que fueron con los que después tuvimos que discutir la reestructuración de la deuda. Ése fue el escenario internacional, pero además, en lo nacional, hubo un Plan Bonex que llevó todos los pasivos remunerados que hoy nadie se lleva, por lo pronto hasta ahora. Y hubo un plan, que es lo que le falta a este gobierno, por más que el Presidente se enoje y haga caritas y burlitas y todas esas cosas: no tiene plan de estabilización. Mire cómo se lo digo: no tiene plan de estabilización, que sí lo tuvo el gobierno anterior, que fue la convertibilidad. Una convertibilidad sostenida además por la venta del patrimonio nacional, y por el endeudamiento. Y por qué los economistas insisten tanto en él… Tienen razón. Porque Alfonsín también lo tuvo, el Plan Austral fue un plan de estabilización, duró poco. Pero, dato, la inflación iba al veinte… Miren que él hace unos cálculos, que no sé, termina uno no sé dónde.

La realidad es que, en 1985, junio de 1985, la inflación estaba en dos dígitos, entre el 25 y el 30%. Salió el Plan de…perdón, el Plan Austral, que hubo desagio, cambio de moneda y demás, y la inflación al mes siguiente fue de un dígito. Porque un plan de estabilización no es solamente una cuestión técnica, es una cuestión profundamente política y social. Los agentes económicos, los consumidores, los empresarios, la sociedad tiene que creer en eso para que tenga efectividad. Este no lo tiene. Solamente, un plan de ajuste. Pero entonces, si no es un plan neoliberal porque no tiene ninguno de los ingredientes, ni ninguna de las condiciones, ah, y además… Perdón, en esto no quiero se peyorativa, ni mala. A veces no es que sea mala, se me va la lengua y soy un poco dura en algunas expresiones. Pero, además de todas esas condiciones internacionales, nacionales, había un Congreso, había un Presidente con un partido político sólido, la Confederación General del Trabajo… y había un equipo. Cuando uno mira lo que hay hoy en todos los ámbitos, bueno, no es que le falta uno para el peso, le faltan 30, 40, 50 ó 90 para el peso. Realmente. No quiero ser peyorativa. Fíjense, termino yo elogiando al gobierno de Menem, que me echaron del bloque menemista. O sea, hablo de lo que conozco.

No estoy hablando de ideología o de lo que leí, hablo de lo que viví como legisladora y como compañera de quien fue tres veces gobernador, del ’91 hasta el 2003. Este el país que teníamos. Entonces uno se pregunta, bueno, pero si no es neoliberal, qué es entonces el anarco-capitalismo. Y ahora acá, creo que sí hay una pista en el discurso del Presidente en la cadena nacional del lunes. Él dijo el lunes que la recuperación y el crecimiento van a venir desde cuatro lugares. Petróleo, gas, minería y el campo. O sea, la agricultura. O sea, es un sector que tiene un crecimiento como acabo de señalar en Vaca Muerta, pero que tal como está desarrollado en nuestro país nos preanuncia una economía de carácter extractivista. O sea, llevarse todos los recursos naturales sin valor agregado, sin tecnología, sin industrialización. O sea, pre-capitalista. Porque me hace acordar a la Argentina del Virreinato del Río de la Plata, donde se llevaban todas las riquezas y no te quedaba nada. Entonces, más que anarco-capitalismo, me parece que suena a anarco-colonialismo. Y me parece que en eso no estamos de acuerdo. Porque estas actividades hoy son de carácter extractivo pero además: ¿alguien piensa que con estas cuatro actividades de carácter netamente extractivista vamos a generar trabajo de calidad para 47 millones de argentinos en serio?

No me dan los números. Porque por ejemplo en Santa Cruz, primera exportadora de oro y petróleo, pero son 9.000 empleos, aproximadamente. Y lo mismo pasa con el petróleo. Uno puede ir a Neuquén, pero los que trabajan en el petróleo, los trabajadores, con muy buenos sueldos, mineros, petroleros, pero qué vamos a tener. No nos va a alcanzar, y que ya empezó a pasar con el otro gran fenómeno que sí va a ser igual que el otro, que es el de la desocupación. Y yo sé que tal vez muchos argentinos se hayan desacostumbrado a la desocupación. Porque es cierto que a partir del año 2003 comenzamos con la industrialización y con un trabajo de plena ocupación, de que la gente tenga laburo. Pero lo cierto es que, cuando a Néstor lo eligieron, o salió segundo, mejor dicho, en un día como hoy, había 25% de desocupados. Un cuarto de la población estaba desocupada. Y es tremendo que el sueldo, como hoy, no alcance. Y como inclusive no alcanzó tampoco de nuestro gobierno, que fue el problema que tuvimos. Los veo acá a dirigentes sindicales de primera línea. Por primera vez el trabajo registrado con trabajadores pobres. Nunca había pasado. Y es feo y es malo. Pero peor que no te alcance el sueldo es no tener salario a fin de mes. Este el gran drama que se va a avecinar y que el Presidente debe comprender. El Presidente tiene que comprender que debe dar un golpe de timón a esta política. Esto del mercado que no tiene fallos. De que hay que dejarlo todo sin regulación.

¿Qué pasó con las prepagas? Tuvo que recoger línea y mandarse para atrás. Y no resolvió nada. Porque lo que debió haber hecho es advertir lo que estaba pasando, dejar sin efecto con un DNU la parte pertinente de prepagas en el otro decreto y retomar la capacidad del Estado para regular el precio de las prepagas, que fue una capacidad que establecimos nosotros a fines del gobierno, del primer gobierno nuestro, mío, en el 2011. ¿Y por qué recién en el 2011 se nos ocurrió regular las prepagas, por qué no lo hizo Néstor? Porque —muchachos, muchachas— cuando Néstor llegó a la presidencia era tal la mishiadura de este país, que nadie tenía prepaga. Tenían prepaga los que tenían guita, nada más. Al 2011 ya había pelechado mucha clase media y pudieron contratar la prepaga. Después se olvidan. Y se hacen antiperonistas, antikirchneristas, pero no importa. Los queremos igual. Los queremos igual. Los vamos a querer siempre. Y hoy la solución ya ni siquiera pasa por recuperar esas facultades en las prepagas. Las prepagas tienen que ser sometidas al régimen de la ley de seguros. Son seguros de salud. No se puede manejar más esas brutales sumas de dinero. Dicen que se funden todos. Y el que hasta hace poco era presidente de la cámara se cansó y no para de comprar todo lo que sea de salud, sanatorios… ¿Cómo que te fundís? ¿Cómo que vos vivís protestando contra la regulación porque te fundís y no te fundís nunca? ¿Cómo? ¿Cómo?

Es mentira. Y esto no convierte en mala gente a los empresarios. Tampoco estoy diciendo eso., estoy diciendo que cuando uno es empresario, lo único que le importa es la rentabilidad y tal vez está muy bien. Porque tiene que seguir produciendo. Nadie puede pedirle sensibilidad social a un empresario. No. Y no creo que sean insensibles. Tampoco. Son empresarios, el que tiene que tomar el rol ahí es la política y el Estado para regular y establecer una vinculación armónica en la sociedad. Armonía. Armonía. Pero entonces, cuál es el problema de este Presidente que dice que el mercado no tiene fallos, que los empresarios son héroes… El problema que tiene es que es muy dogmático. Entonces él quiere acomodar la cabeza al sombrero. No, Presidente, cuando el sombrero calza bien no achique la cabeza, agrande el sombrero. Es por ahí. Es por ahí. Y si lo hace lo vamos a ayudar porque nadie quiere que le vaya mal. Porque si le va mal a usted, le va a mal a todos los argentinos. Mire, se lo digo totalmente descarnada, pero también quiero que sepa, Presidente, que si quieren convertir de vuelta a la Argentina en un país donde se extraigan todas sus riquezas, donde no haya industrias, donde quieran ponernos una suerte de eliminación de toda la clase media, bueno mire, ahí me voy a declarar avatar. De color celeste y azul, hombres y mujeres de color celeste y azul como la bandera, para defender a la patria. A nosotros de colonia otra vez, no. Avatares. Otra vez no. De colonia otra vez no.

Y hablando de avatares azules… ¿Cómo andamos los avatares del movimiento nacional, popular y democrático? Andamos con algunas certezas que no teníamos en el 2019 con este gobierno. ¿Cuáles? Uh, un montón. ¿Quieren que les cuente? Les cuento. Primera certeza: ¿cuántas veces escucharon allá —estoy hablando hasta el 2019, ¿no?—, cuántas veces escucharon, de los contrarios a nosotros pero en nuestras propias filas había permeado, también, esto de los modales de Cristina? La intensidad de Cristina. Los modales. O los destratos, o no sé qué otras cosas más. O no sé qué otras cosas más. Bueno, convendrán que después de este Presidente, yo soy la condesa María Eugenia de Chikoff, ¿no? No me jodan más con esto. La verdad es que no eran los modales. Y bueno, así con los modales y todo, en realidad todos sabemos de qué se trataba, ¿no? De los que no pueden doblegarse, de los que no bajan la vista ante nadie y que no tienen miedo. Y esto no significa heroísmo, solamente creer en lo que uno hace.

En base a eso decidimos en el 2019 porque yo sabía, yo sabía por qué era, ¿no? Pero teníamos que reconstruir nuevamente el movimiento nacional, porque hubiera sido catastrófico en ese momento que quien había contraído la deuda que contrajo con el FMI, con todo lo que hizo que fuera… Yo tenía que garantizar bajo cualquier circunstancia que el movimiento nacional, el peronismo, el kirchnerismo… Porque, a ver, en el movimiento nacional hay peronistas que no son kirchneristas, kirchneristas que no son peronistas, peronistas como es el caso mío que fui toda la vida peronista pero bueno me llamo Kirchner, qué voy a hacer. Yo sé que algunos les molesta, pero qué se yo…no pienso abandonar el nombre, ni sacárselo a nadie. Pero bueno, ahí estamos. Con nuestro nombre y con la K a rastra, nos hacemos cargo de todo. Con las buenas y con las malas. Y armamos lo que armamos.

¿Y por qué la gente nos eligió en aquel 2019? Muy simple, porque se acordaba de cómo habían estado hasta el 2015. Por eso se ganó. El problema fue que alguno pensó que era por buenos modales que nos habían votado. Y no fue así. Entonces, cuando vos crees que fue por los buenos modales y que todo lo otro hay que dejarlo de lado… Y bueno, terminamos como terminamos. Me hago cargo también, de todo, como me hecho cargo toda la vida. No le echo el bulto a nadie. Pero voy de frente. No soy de las que tira la piedra y esconde la mano. No, no, no. Me hago cargo de todo.

Creo entonces que es un primer aprendizaje. No eran los modales, nos votaron porque querían volver a tener calidad de vida y una vida organizada. Ni siquiera gran calidad de vida. Una vida organizada, ¿no? Donde los chicos van al colegio, comen en la casa, el viejo tiene trabajo, la vieja también, van al colegio, tienen clase todos los días… Y una segunda cosa que también es buena ahora, aunque parezca un contrasentido, que esto que hoy estamos viviendo también nos obliga a replantearnos y a repensar muchas cosas en algún momento lo intentamos, pero por varias cosas. Yo lo dije en el último documento, ese del 14 de febrero de este año, cuando dije las cosas que teníamos que discutir, que volver a hablar. Hablé de la educación, hablé de un montón de cosas. Pero omití hacer una cosa, de hablar, y la verdad que no hablé de energía. De servicios públicos, de tarifas. Y la verdad que ha adquirido hoy una tremenda y dramática actualidad y uno escucha por la televisión que las tarifas eléctricas que están llegando a las casas, a los clubes, a las universidades, a los comercios, a las industrias, son porque dimos subsidios. Uno prende la TV y por ahí escucha a algún compañero, o que el periodista le dice eso —inclusive algunos periodistas, que se supondría bien informados— de que el problema fueron los subsidios. Y los compañeros, asienten en cierta manera. No es un reproche a nadie, ojo, para nada. Simplemente, no, no, no…no es hora de reproches. Es hora de reflexión y de análisis. Porque hay mucho burro suelto, y unos cuantos vivos que aprovechándose de esa «burrez» como yo digo, instalan cosas que no son.

Algo que debíamos replantearnos porque no pudimos revertir en aquellos años fue el marco regulatorio de la privatización en materia energética. Cuando en el año ’92 se privatiza la energía, se copia el modelo inglés. El modelo inglés es un modelo de negocios. Generación por un lado. Transporte por el otro. Distribución por el otro. Con la convertibilidad, se dolarizaron las tarifas. Es más, se fijan dos precios, un precio monómico que es el precio de la generación. Es un poco complicado, pero es bueno que escuchen, porque los dirigentes y los militantes tienen que estar preparados, no podemos salir más a la bartola. O ir a un canal de TV a putear a otro compañero. Cuando vayan a los canales de TV o a la radio, vayan a hablar de estas cosas, que son las que le interesan a la gente. Por qué me llega la factura tan alta. Qué corno le importa lo que vos pensás de Juan, de Pedro, de José. Entonces, sé que es un poco álgido. Alguno se va a enojar, sobre todo Máximo que siempre me dice: “Uh, empezás con tu clase magistral de vuelta, me tenés podrido”. Sí, te tengo podrido, pero si todos supieran y estudiaran un poco más podríamos defender mejor las cosas, también.

Entonces se creó un mercado mayorista y se creó CAMMESA. Han escuchado de CAMMESA en estos días. No le pagan a CAMMESA, le deben a CAMMESA. CAMMESA parecería un organismo casi de empleados y grasa militante. No, no, no, no, CAMMESA es la que compra y administra todo el mercado mayorista energético en la republica argentina. ¿Quiénes la integran? La preside el secretario de energía, pero el 80% son las grandes empresas del país. Grandes usuarios, Techint y Aluar, Edenor, Edesur, Transener, Pampa Energía… Parte de los dueños de la energía de este país son los que controlan CAMMESA. ¿Qué pasó cuando cae la convertibilidad? Durante la convertibilidad el precio monómico, que es el precio de generación, como un dólar era un peso, estaba en dólares. Y el precio estacional también estaba en dólares. Precio estacional es el que le cobran a las distribuidoras, es el transporte y es la distribución. Cuando se cae la convertibilidad —esto ya se decía en el año 2002—, se pesifica el precio del transporte y la distribución, pero la generación sigue estando en dólares. Los contratos son en dólares. Se imaginan cada vez que hay una devaluación lo que pasa con eso. Y en la convertibilidad, donde el precio estación era superior al de la generación, pasa el fenómeno contrario cuando se cae todo. Así se recibió en el año 2003. ¿Y qué se hace? ¿Qué había hecho el Estado durante las privatizaciones? Había conservado la regulación del transporte y de la distribución con el ENRE, pero había dejado desregulado y a libertad del mercado el de la generación. Este es uno de los grandes quilombos que tenemos hoy en la República Argentina.

Miren ustedes hasta qué punto es ineficiente. Lo miro acá a Oscar Parrilli, de Neuquén. El megavatio en Neuquén, al consumidor neuquino le sale más caro que el megavatio acá. Cuando Neuquén es la gran productora de energía eléctrica con gas y con las hídricas, con las represas. ¿Y por qué? ¿Cómo puede ser que en el lugar de origen salga más caro? Porque con ese esquema que han desarrollado, el país todo converge en Buenos Aires. Entonces la energía viene por nodos hasta Buenos Aires, en Ezeiza y de Ezeiza vuelven y le cobran todo ese transporte. Y después nos hablan de la eficiencia del mercado. No me jodan más con la eficiencia del mercado. No hay eficiencia en el mercado. Hay apropiación de rentabilidad de la sociedad.

Pero además, ¿qué tiene de eficiente remunerar por un mismo servicio que está integrado prácticamente? Tiene monopolio natural como el transporte y  la distribución y, prácticamente, también la generación porque son siete, ocho jugadores, no hay más. ¿No tendría que estar integrado verticalmente, en lugar de remunerar a una estructura empresaria en distribución a otra estructura empresaria en transporte y a otra en generación? ¿Qué clase de negocio es ese? ¿Por qué nos dicen que tenemos que achicar el Estado y ellos, sin embargo, se agrandan en tres, cuatro, cinco empresas para poder cobrar más? ¿Qué es lo que nos proponen?

Y esto es muy importante porque, miren, ahí no termina la cosa. Eso es lo estructural. El problema estructural de la energía producto de las privatizaciones, pero hay un problema contractual. Veamos la primera filmina. Porcentaje de potencia contratada en megavatios. En contratos, ¿ven? Todos los contratos de generación son en dólares. Ahí está de 2003 al 2019. El precio hoy del megavatio generado se integra un 32,2% de contratos en dólares generados en nuestro periodo pero, como ustedes ven, la mayoría del precio son por los contratos firmados entre 2016 y 2019. ¿Me siguen, no? Es un poquito complicado, pero síganme. Porque el caminito es como vieron Hansel y Gretel, que van tirando miguitas. Bueno, ustedes vayan siguiendo las miguitas. Acuérdense de esto. Precio del 32,2 con esos contratos. Fíjense en el 2, eso es aumento de la potencia instalada por gobierno y tipo de generación. Eso es los megavatios generados. Hay colorcitos, ¿ven? El rosita térmico, ese se hace con gas, el hidroeléctrico ya sabemos con agua, las represas, usinas, turbinas. Nuclear, que es la que incorporamos nosotros con Atucha II, 725 megavatios. Y renovable, controlen esto, fíjense en esto, renovables, las eólicas. ¿Se acuerdan aquel que andaba buscando y le recomendaba a un jugador de fútbol hacer contratos eólicos? Ahora les explico por qué.

Entonces ustedes ven que entre Néstor Kirchner, CFK I y CFK II aumentamos la potencia en casi 10.000 megavatios. 9973, 75, da la suma. Macri lo aumentó en 6155, un montón también por cuatro años. Y en el gobierno siguiente, 3209. Ahora vamos a lo segundo porque el megavatio, la energía, es como el gas, tiene que tener un caño para meterlo porque si no, mejor no digo nada pero… ¿no? Tenemos que tener. Entonces vamos a ver líneas de alta tensión. O sea de 500, construidas por gobierno. Néstor Kirchner: 355 kilómetros y nosotros, bueno, en total entre los tres períodos de gobierno, para hacerlo más corto: 5.080 kilómetros. Fíjense Macri: 2 kilómetros. No, no, no, no es para aplaudir. Sigan porque ahora viene lo mejor. Y Alberto, 431. Ahora viene el mapa. Fíjense: lo celeste son las líneas existentes al 2003, las bordó y las líneas punteadas son las que hicimos nosotros. ¿Cuál es el tema ahí? Como ustedes verán, hay una línea que sale de Choele Choel, Río Negro, va hasta el fondo, hasta Río Gallegos, Río Turbio, Calafate y hay una línea celeste. Esa línea celeste es Futaleufú, que fue hecha durante la dictadura de Lanusse, es la que alimenta a Aluar. Aluar tiene el 60% de las acciones de esa hídrica.

Fíjense, no solamente integramos a toda la Patagonia, sino que reconectamos a 10 provincias argentinas. ¿Por qué? Porque hicimos anillos. Porque antes las líneas no se tocaban. Ahora forman, ¿ven que hay como anillos que van cerrando a las provincias? Este cerramiento por parte de las provincias da mayor seguridad a la transmisión. Impide los cortes, las caídas, etcétera. Ahora vamos a la fuente de composición de cómo quedó el costo medio de generación. Esto es muy importante. Fíjense que en el 2024 los contratos son verdes, mucho, contratos en dólares, después viene el nuclear, combustibles, lo renovable adquiere un peso muy fuerte como antes no tenía. Bien, ahora voy a la sexta. Miren los precios: nuclear… es el promedio por fuente en CAMMESA. 60,5 la renovable, la eólica y las solares 61,4, 7,9… Bueno, déjalo ahí nomás. ¿Qué voy a explicar de esto? Como fueron los contratos. Los contratos en dólares durante nuestra gestión, construimos a través de varios proyectos, el FONINVEMEN por ejemplo. Con el FONINVEMEN hicimos Central Térmica San Martín, Vuelta de Obligado, Almirante Guillermo Brown. ¿Qué era el FONINVEMEN? Nosotros le decíamos a la generadora, le establecíamos el costo de generación, costo de generación, y además les dejábamos una rentabilidad que también la regulábamos. Y con el resto del subsidio comenzamos a hacer todas esas obras que finalmente terminaron en 10.000 megavatios de capacidad. ¿Qué hizo el gobierno de Mauricio Macri? Hizo negocios financieros.

¿Qué es un contrato financiero en materia energética? Primero centrales térmicas chicas, lo que se llama proyecto finance, que es donde vas a un fondo de inversión sin plata y le presentás un proyecto que se repaga a sí mismo, con lo cual la tasa —se imaginan— es mucho más alta. Y finalmente entonces incorporan todos esos contratos renovables, de energías renovables… ¿Pero cómo las incorporan además de a un alto costo? Le dan prioridad de despacho. ¿Qué es prioridad de despacho? Hoy el pico de consumo son 20.000 megavatios más o menos, 30.000 megavatios. Y yo creo que cuando esto se profundice va a caer porque va a caer el comercio, la industria, el consumo residencial, etcétera. Pero él introdujo 6000 megavatios y no hizo una sola línea. Quiere decir que hoy tenemos casi 43.000 de capacidad de megavatios. ¿Y qué pasa, qué es la prioridad de despacho? Que si la línea está congestionada, primero tiene que entrar el contrato renovable, el de las eólicas pese a que es la energía más cara. Puede desplazar a la hídrica que es mucho más barata.

¿Entonces, cuál es el tema acá? Que estamos pagando una energía mucho más cara de lo que se debía pagar porque, además de darle prioridad de despacho, le dieron prioridad de pago. ¿Qué significa prioridad de pago? Que aunque no se incorpore a la línea porque está congestionada, se le tiene que pagar igual. Prioridad de pago significa que si CAMMESA no tiene para pagarle a las eólicas y a los proyectos que presentaron, los paga el FODER, que se parece a joder, ¿no? Pero no. Es FODER, Fondo de Desarrollo de Energías Renovables. Y si el FODER no tiene recursos, el Estado nacional está obligado a comprarle el proyecto y si el Estado nacional no tiene plata se lo da el Banco Mundial. Porque todos esos contratos fueron firmados con jurisdicción CIADI, ni siquiera se pueden discutir en la Justicia argentina. Hay que ir a discutirlos al CIADI, y nos endeudamos.

Estos son algunos de los problemas que tenemos y también el costo de la energía. Las hídricas, que están todas concesionadas… A Pampa Energía se la pagan a 19 dólares, a Yaciretá se la pagan a 5 dólares. Yaciretá es emprendimiento binacional y Salto Grande emprendimiento binacional también. 5 dólares a Yaciretá y 3 dólares a Salto Grande. No estoy hablando contra ningún empresario, simplemente menciono esta empresa porque es muy importante en materia de producción. Tiene el 8% de la producción de gas de la República Argentina e integra el directorio de CAMMESA, por eso también la nombro. Igual que Techint como gran usuario pero, al mismo tiempo, CAMMESA es la que compra toda la energía disponible y Techint es de los principales productores de gas. O sea: tenemos gente sentada de los dos lados del mostrador. ¿Qué puede salir bien? Y no estoy acusando de nada a nadie, simplemente el Estado ha abandonado esto.

Dame la filmina número 7. Este, de Pampa Energía, es un margen de ganancia declarado ante la SEC. Como todos ustedes saben, la SEC es la comisión que controla… si vos le mentís a la SEC acá te viene a buscar el FBI. Ahí no se jode. Bueno, fíjense, eso que ustedes ven señalado es la central térmica Parque Pilar. Por ahí debe estar el intendente de Pilar, ¿no es cierto? Qué tal, Fede. ¿Cómo estás? Y después está la central térmica Ingeniero White. Bien, fíjense, 126 es el precio. 103 dólares es lo que queda de rentabilidad, en dólares. En dólares. 4 ó 5 veces. La primer central es la central térmica Loma de la Lata 31-26, eso es solamente una turbina. La otra es Central Térmica Güemes, esa la hizo Perón, es parte del lote de las privatizadas. La otra es Central Piedrabuena, que está… fíjense, es todo en dólares. La última es Central Térmica Ensenada de Barragán que también la compró Pampa Energía, no está incluida porque esto fue en el 21. Esa fue la que había hecho el Estado con financiamiento… Hay una serie de datos impresionantes.
Claramente, porque además estamos hablando de una rentabilidad en dólares. No es Steve Jobs que te vende el IPhone a un precio que se le cante, porque bueno… eso sí es mercado. Para que entendamos dónde hay mercado y dónde no hay mercado. Cuando vos te quejás porque el IPhone es caro bueno, jorobarse porque eso es mercado. Es un producto valioso que lo quiere todo el mundo y tiene un precio muy alto. Si no te gusta, comprás el Samsung, si es muy caro comprás uno más barato. Eso es mercado. Pero cuando vos estás cobrando estos precios con demanda cautiva y con servicios públicos esenciales, eso no es mercado, eso es ausencia de Estado. Eso es ausencia de Estado.

Entonces creo que se hace necesario que rediscutamos en la Argentina. Porque además la energía no es una cuestión menor. Créanme. Es uno de los vectores centrales de cualquier proyecto de desarrollo económico. Ni siquiera estoy caracterizando el desarrollo si es industrial o desarrollo económico. Es imposible generar un proyecto, un proceso de crecimiento económico si no tomamos al toro por las astas en materia energética, que no significa sacarle nada a nadie. Sentar a todos los jugadores, blanquear los costos, establecer rentabilidades razonables porque estamos hablando de servicios públicos. Estamos hablando del insumo de las industrias, de los comercios, de los hogares, de los colegios, de las universidades.

Y ya que hablamos de universidades también, de educación, de repensar el sistema tributario que está tan vinculado también de cómo se financia la educación. Yo posteé esta semana cuando fue lo de las universidades, lo que habíamos logrado nosotros invirtiendo la ecuación de la deuda y lo que afectábamos a educación. Habíamos dado vuelta la taba y era 6,3. Si estoy conforme con la educación de aquellos años… podría decir que en la universidad fue realmente buena. No tendríamos tantos universitarios en la República Argentina si no hubiéramos creado las universidades que creamos, de eso estoy segura. En la escuela… La verdad que tenemos que rediscutir todo eso, sobre todo, primaria y secundaria. Yo quise tal vez entablar una discusión por el 2012 y me sacaron a los bolsazos. ¿Se acuerdan ese mensaje del primero de mayo? Pero tenemos que charlarlo, muchachos, porque si no lo charlamos nosotros estos vienen y te ponen las cosas que…

Yo me acuerdo. Miren: el Presidente habla de adoctrinamiento en los colegios, si hubiéramos adoctrinado en los colegios él no sería Presidente. ¿Pero qué está diciendo este hombre? ¿Qué está diciendo este hombre? Es más. Es más, me atrevo a decir que si tuviéramos una educación pública primaria y secundaria como la que yo tuve… Me acuerdo de los nombres de las seis, siete maestras que tuve: primer grado, primero superior, segundo, de todas. Tenía una maestra por año, nada más. Y tenía clases todos los días. Que no alcanza con eso, no… pero no saben cómo ayuda. Entonces creo que tenemos que comenzar a discutir estas cosas. Escuchaba al otro día al gobernador, creo de Santa Fe que dijo, cuando se hizo cargo, que tenía un problema porque tenía un 23, 25% de los recursos que destinaba a los salarios docentes, al sector docente, que estaba pagando y que no concurrían por suplencias, por licencias, por lo que fuera. Tenemos que discutir en serio. Porque los recursos son escasos y tenemos que hacerlos valer y tenemos que discutir. Porque si no queremos discutir nosotros, vienen otros y nos discuten desde afuera y de un lugar de porquería, porque no es que les interese que los pibes sepan. Esto tenemos que entenderlo.

Vieron que esta semana tuvo mucha difusión una encuesta ERCE de educación que dijeron que había sido un espanto, que esto y que el otro. Que los últimos veinte años, porque todo pasó en los últimos 30 años. Hablan como si hace 21 años estuviéramos en no sé dónde, pero esto tiene un objetivo, tiene el claro objetivo de demonizar, denostar y de ayudar a la desmemoria colectiva, la gente tiene muchos problemas. Los pibes jóvenes qué saben lo que pasaba en el 2010, en el 2011, en el 2015. Un pibe de 20 años, uno de 30 inclusive. Entonces mandé a una compañera que me estudiara cómo es esto del ERCE, y resulta ser que ese resultado que difundieron, escuchen bien, es del 2019. ¿Por qué tardó tanto en difundirse? Porque después vino la pandemia, se tardó en hacer… Y entonces le pedí cuándo se habían hecho esas pruebas: en 1997, en el 2006, en el 2013 y en el 2019. ¿Y adivinen qué? Entre el 2006 y el 2013, esa prueba ERCE dio que habíamos aumentado en puntaje, se toma para pibes de tercer grado y para pibes de sexto grado. Bueno, la que evaluó entre el 2006 y el 2013, prácticamente, no prácticamente no, siete años de los doce, nos dio crecimiento y mejora en todo, en matemáticas. ¿Dónde estás Luana? Por ahí debe estar Luana. Bueno, Luana se ocupó siempre de lo educativo hasta que en el 17, a mí se me ocurrió decirle que abandonara un poco lo educativo y se dedicara a la tercera edad, que no teníamos gente que se preocupara de nuestros viejos y la verdad que lo hizo muy bien. Lo hizo muy bien en el PAMI. No me equivoqué cuando te puse el ojo.

Se me ocurrió decirle, Luana, ¿por qué no me mirás esto? Bueno, en lectura tenemos 2,44 al año 2013, en matemáticas habíamos mejorado 27,9 porcentual, casi 28, en sexto grado en la lectura 2,13 y en matemáticas 17,2, de vuelta mejor. Y en ciencias 12,59. ¿Saben de cuándo es eso que dijeron que era de los últimos 20 años? Del 2013 al 2019, entera toda la gestión de Macri y solamente dos años de nuestra gestión, así se tergiversa, se desinforma y se forma sentido común en la sociedad.

Entonces, ¿qué quiero pedirles hoy, esta tarde, a dirigentes, militantes, vecinos, ciudadanos, compatriotas? Hay que estudiar, hay que formarse, hay que salir a discutir estas cosas, no pelotudeces, estas cosas que son las que le interesan a la gente, que son las que le cambian la vida a la gente. Están discutiendo para ver cómo le cambian la vida de los dirigentes. Hay que comenzar a trabajar y a discutir para cambiar la vida de la gente, para mejorar. Necesitamos formar sentido común e información, esencialmente.

Y hablando, para finalizar… Bueno, che, hace frío ya, disculpame. Basta, otro día por ahí nos armamos una clase magistral en alguna universidad que da para seguir hablando un rato largo, pero acá cómo qué…

Miren: el otro día hubo una maravillosa movilización de la sociedad argentina, nadie se engañe, eh. Eran pibes jóvenes, pero iban con los padres, con los amigos. Yo no recuerdo en lo últimos tiempos tan grande, tan transversal, desde gente de clase alta, clase media, media baja, baja, por la universidad. Porque también entre las cosas que tenemos que discutir es un sistema tributario nuevo, es cierto, hay demasiados impuestos, es un fárrago, hay que contratar 20 profesionales. Creo que hay que simplificar el sistema tributario para que sea fácil para el contribuyente y modificarlo también. No para lo que quieren hacer ahora con la Ley de Bases, que le bajan impuestos personales a los que tienen plata y le ponen el impuesto, que ya no se puede llamar a las ganancias, porque ni a los ingresos es eso, lo que están queriendo poner. Pero bueno… Y se discutió mucho en los medios, en la calle, sobre el tema del financiamiento educativo y miren qué mención y qué relación tiene con el sistema y todas las cosas que tenemos que discutir en la Argentina. Pero empezar a discutir en serio, no con eufemismos. Yo veo a los dirigentes en los medios de comunicación que no sé, todo es por arriba, biribiri y nadie dice por qué, a ver, a las cosas por su nombre. Saben que el presupuesto universitario tiene once aperturas, ¿no? Por supuesto, el 18 % del presupuesto universitario es: primero personal docente y autoridades de las universidades; el segundo es personal no docente, eso es. Pero después tiene otras aperturas, que fueron las que desencadenaron el problema y la movilización, que es la apertura de funcionamiento de la universidad, que son los gastos que se necesitan para funcionar de electricidad, de papeles, en fin. Más, eso es un 6 % más o menos, y el 1 % que son los hospitales, que tantas funciones sociales cumplen hoy en la sociedad.

Poneme la filmina número 9. Fíjense, Mercado Libre, beneficios fiscales. ¡De vuelta, nadie silba, nadie silba! Mercado Libre, esto está tomado de la SEC. Por el régimen de economía del conocimiento en el 2023… Mercado Libre es la empresa más importante de la República Argentina y su titular es el hombre más rico de la República Argentina. Tuvo una exención impositiva por economía del conocimiento de 42 millones en Seguridad Social, que son los aportes para financiar a los jubilados de 67 millones y un descuento de 6. Bueno, 103 millones de dólares, con esos 103 millones de dólares nos sobra para cubrir todos los gastos de funcionamiento de todas las universidades argentinas y de los hospitales.

Fijate, por favor, el 10 y termino. Mercado Libre tiene el 59 % de sus empleados egresados de universidades públicas. Globant, la otra gran unicornio argentino, que se creó en el 2003, tiene el 71 % de universidades públicas. Para que digan: «¿Viste que es anti empresaria?»¿Saben quién mandó al Legislativo y se sancionó el primer régimen de promociones fiscales con exenciones impositivas en materia de Seguridad Social y de impuesto a las ganancias? Néstor Kirchner, 2007, el primero. El primero. ¿Saben por qué me acuerdo? Porque yo era candidata a Presidenta y fui a una cena, un acto en el Hilton de Puerto Madero de las cámaras que agrupan a todas las empresas tecnológicas, para agradecer lo que habíamos hecho. Y estuvo muy bien hecho, además, porque era algo que recién empezaba. Globant era una empresa con un grupo de platenses, de allá de mi ciudad. ¡Vamos La Plata, claro, siempre!. Pequeñita y hoy es un unicornio que cotiza en Nasdaq y estamos muy orgullosos de tener estos empresarios. ¿Pero es normal que el empresario más rico de la Argentina tenga estas exenciones? Estuvo bien para promover, porque la promoción fiscal es eso, promueve, como vos promovés al chico, pero el chico cuando cumple la mayoría de edad se tiene que arreglar solo. Y estas son empresas que, afortunadamente para ellos y para todos los argentinos, han cumplido la mayoría de edad, son grandes empresarios. Comiencen a devolver al pueblo argentino y a la sociedad todo lo que han recibido.

Se ha hecho de noche, la gente tiene que volver a la casa, las visitas tienen sueño, así que como las visitas tienen sueño vamos a terminar, agradecerles a todos y a pedirle a todos, a todos los compañeros militantes y a los compatriotas en general, por favor aunemos esfuerzos todos, que no nos vuelvan a convertir la Argentina en un páramo de desocupados con científicos que se van. ¡Cuánto nos costó traer más de mil científicos con el Proyecto Raíces! No dejemos que se vuelvan a ir, por favor, esto es lo que le pido a todos los compañeros, a todos los militantes.

Cuando en Avellaneda dije un día que cada compañero, cada compañera tiene en su mochila el bastón de mariscal no era para dárselo en la cabeza a otro compañero, era para tomar el bastón de mariscal y salir a la calle para lograr que la gente pueda vivir y denunciar todo esto. Explicarle todo esto a la sociedad, porque la sociedad no sabe, la envenenan todo el día diciendo, tergiversando como pasó con esta prueba, como pasa con el tema de energía, es necesario rediscutir el país que queremos. Nosotros tenemos una inmensa responsabilidad, también como oposición de rediscutir ese país, reconociendo lo que hicimos, admitiendo lo que nos faltó y mirando para adelante, que siempre hay que mirar para adelante.

Muchas gracias a todos y a todas, los quiero mucho.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

El hambre crece en todo el país, pero el Gobierno retiene 5 millones de kilos de alimentos en galpones

“Efectivamente esos alimentos existen. Los que tienen fecha más próxima a vencerse se van a ...