Ultimo Momento

El FMI estima una caída del PBI argentino del 2,8% y que la inflación subirá más en el corto plazo, en octubre pasado estimaban un crecimiento

En un informe de octubre de 2023 estimaba que Argentina crecería, sin embargo ahora proyecta una caída del PBI. No prevé inflación anual, aunque reconoce que «la última depreciación de la moneda y su traspaso a los precios hagan subir la inflación en el corto plazo”. Leve mejora del crecimiento mundial.

 El Fondo Monetario Internacional (FMI), espera una caída en el nivel de actividad en la Argentina de 2,8% para el año en curso y una aceleración de la inflación en el corto plazo (aunque no informó sobre la tasa esperada). Así surge del informe «Actualización de las Perspectivas de la Economía Mundial» dado a conocer este martes en Washington.

Al referirse al contexto global, Pierre-Olivier Gourinchas, economista jefe del FMI sostuvo que “la economía global se acerca a un aterrizaje suave, pero los riesgos persisten”.

En su revisión de enero, el organismo multilateral cambió el signo de la previsión para el país. En su reporte de octubre estimaba una expansión del PBI del 2,8% para 2024 que ahora ubica en el mismo número, pero en terreno negativo. Un dato destacado es que el Fondo prevé un crecimiento del producto de 5% para 2025.

En su último informe, el FMI señala que “la revisión del pronóstico para 2024 se debe al crecimiento negativo de Argentina en el contexto de un ajuste significativo de la política económica para restablecer la estabilidad macroeconómica”.

En cuanto al comportamiento de los índices de precios en el país, sostiene que “se espera que la realineación de los precios relativos y la eliminación de los antiguos controles de precios, la última depreciación de la moneda y su traspaso a los precios hagan subir la inflación en el corto plazo”.

Perspectivas mundiales

Las últimas proyecciones del Fondo sitúan el crecimiento mundial en 3,1% en 2024 y en 3,2% en 2025, lo que supone que las previsiones para el año en curso son 0,2 puntos porcentuales superiores a los cálculos realizados en octubre pasado.

Esta mejor perspectiva se explica a una resiliencia mayor de lo esperado en Estados Unidos y en varias economías de mercados emergentes y en desarrollo importantes, así como al estímulo fiscal en China.

De todos modos, las previsiones para 2024–25 son inferiores al promedio histórico de 3,8% (2000–19), ante las elevadas tasas de interés para combatir la inflación, el repliegue del apoyo fiscal en un entorno de fuerte endeudamiento que frena la actividad económica y el bajo crecimiento de la productividad.

Para América Latina y el Caribe, se proyecta que el crecimiento disminuya de 2,5% estimado en 2023 a 1,9% en 2024, y que aumente hasta 2,5% en 2025. Al respecto, señala que “la revisión del pronóstico para 2024 se debe al crecimiento negativo de Argentina en el contexto de un ajuste significativo de la política económica para restablecer la estabilidad macroeconómica”. En cambio, para Brasil, principal socio del país, se registra una mejora del 0,2 puntos porcentuales –crecería 1,7% en 2024-.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

A horas de la apertura de las sesiones ordinarias Milei posteó en sus redes otro menaje mesiánico

En la previa a su discurso de apertura de las sesiones ordinarias, donde el Gobierno ...