Ultimo Momento

Sin lugar para arrepentidos a un mes de la gestión Milei

Por Maximiliano Borches. En épocas de posverdad, se coló una verdad en la sociedad argentina. Nadie, en su sano juicio, puede sorprenderse –aunque es válido amargarse- de las políticas que aplicó el presidente Javier Milei en tan solo un mes de gestión, como tampoco de aquellas que pretende imponer. Durante la campaña electoral del 2023 lo dijo con claridad, no retaceó nada, salvo la inclusión en su gobierno de la fórmula que fue su “competencia”: Bullrich-Petri, actuales ministros de Seguridad y Defensa Nacional en ese orden.

La mayoría de la población decidió no escucharlo, y por diversos motivos se dejó guiar por uno de los mitos más grandes de la cultura nacional, que al decirlo va acompañado por un tono burlón mezclado con variaciones tonales de soberbia, y que al expresarlo estira las últimas –y en algún momento las primeras- vocales: “Pero si no va a haceeer lo que diceeee…daaaalee”.

Hoy, a solo un mes de gestión de la alianza La Libertad Avanza-PRO-Schiaretti, el Peso Argentino fue devaluado 118%, la inflación acumulada gira en torno al 38%, la pérdida del poder adquisitivo del salario ronda el 15%, se registra un 48% de aumento en los alimentos (según datos del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana, ISEPCI), el combustible aumentó en promedio 100%, la garrafa de gas aumentó un promedio de 120% en todo el país (el pasado 22 de noviembre, un informe del INDEC relevó que  el 48,6% de la población -22.167.790 personas- vive en hogares en los que se utiliza principalmente la red de gas para cocinar en el día a día), se estima que la desocupación creció dos puntos porcentuales, las prepagas aumentaron un 80% promedio, ya no se devuelve el 21% del IVA en la compra de productos de la canasta básica, se vuelve a pagar Ganancias, el interés por recargo en el pago atrasado de las tarjetas de crédito creció 140,86% (datos del BCRA), la tasa de interés del plazo fijo tradicional bajó 23% (de 133% a 110%) desincentivando el ahorro, y miles de argentinos se vieron en la obligación de cancelar sus vacaciones que ya tenían programadas, y en muchos casos señadas desde los últimos meses del 2023.

Sin embargo, el mayor riesgo para los intereses estratégicos de la República Argentina, como así también para cientos de derechos de la población, radica en el mega meda DNU 70/2023, firmado por el presidente Javier Milei y todo su gabinete, que se encuentra vigente desde el 30 de diciembre de 2023, como también la denominada “Ley ómnibus”, que comenzó a tratarse en la Cámara de Diputados y que de aprobarse brindará al presidente Milei la peligrosa suma del poder público, que sumadas a sus características psíquicas y autócratas, transformaría a este expanelista de la televisión en una especie de Calígula: el psicópata y pervertido emperador romano que mantenía relaciones incestuosas con su hermana Drusila, y designó a su caballo “Incitato” como “cónsul” con quien dormía con algunas noches.

Salvo la parte dedicada a la precarización laboral, suspendida por ahora y por orden de la Justicia Laboral tras un amparo presentado por la CGT, al que luego se sumaron otros gremios y centrales obreras; el mega DNU 70/2023 impuso el traspaso de un plumazo del estratégico Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) al Tesoro Nacional (que ahora podrá ser utilizado, por ejemplo, para pagar deuda externa, poniendo, además, en alerta roja al sistema previsional argentino y abriendo las puertas al retorno de uno de los grandes robos de la década del ´90: las AFJP), como el fin de la Ley de Tierras, que permite a magnates locales y extranjeros, como también a fondos Buitres y cualquier conglomerado financiero global, la venta de extensiones “libres” del territorio nacional, incluidos aquellos que comprenden recursos naturales estratégicos: gas, litio, petróleo, minerales, carbón, y también zonas de fronteras terrestre y marítima, que ponen en riesgo la seguridad nacional por la sensibilidad que representan esos puntos calientes de la Argentina; la desregulación de la ley de alquileres, que dejan al inquilino completamente desamparado ante uno de los problemas más acuciantes de la existencia humana: el acceso a la vivienda, como también el proyecto privatizador de empresas rentables como YPF, ARSAT, Nucleoeléctrica Argentina, YCF, , Fabricaciones Militares, Ferrocarriles Argentinos, Aerolíneas Argentinas e Innovaciones Tecnológicas Agropecuarias, entre otras y otros puntos del mega DNU y la “Ley ómnibus”, son aspectos a tener en cuenta para comprender que el plan económico de la gestión mileista, es un verdadero plan de negocios que en algún momento de la historia, deberá ser juzgado como traición a la patria.

A este síntesis de hechos sucedidos a solo un mes de gestión del presidente Javier Milei, se le sumarán próximos capítulos de la miseria planificada, como serán los fuertes tarifazos que se esperan para el consumo de luz, gas, agua, transporte público, cuotas de colegios privados y útiles escolares.

Grandes sectores de la sociedad argentina, en particular aquellos que se autoperciben como “clase media” con la única finalidad de diferenciarse de quienes están un poco, o mucho, más abajo en la escala social, y que en los papeles representan el último girón de ascenso social heredado de las políticas aplicadas durante el primer peronismo, deberán aprender de esta lección que lamentablemente todo indica que en poco tiempo más, se constituirá en la mayor tragedia social y política de la argentina contemporánea.

 

 

 

 

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Recesión y desocupación: seis automotrices paran la producción toda la semana por caída de demanda y falta de insumos y la UIA confirma desplome de la industria

La actividad fabril retrocedió 14,2% en abril, según la UIA. En tanto, la fabricación de ...