Ultimo Momento

Un mundo más peligroso avanza en la senda del rearme: el gasto militar global aumentó 9% en 2023

El gasto militar mundial aumentó un 9% interanual en 2023 hasta alcanzar la cifra récord de 2.200.000.000.000 de dólares (2,2 billones), a medida que los múltiples conflictos agravaban la inseguridad mundial, según un nuevo informe del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) publicado el pasado 13 de febrero. El informe, la 65ª publicación anual de “Military Balance” del IISS, también estimó que el gasto militar batirá otro récord este año, a medida que estos conflictos siguieran dejando sentir su impacto.

En declaraciones a los periodistas en Londres, el Director General del IISS, Bastian Giegerich, dijo que los múltiples factores representaban “un panorama de inestabilidad estratégica y una nueva era de poder disputado”. Citó la actual invasión rusa de Ucrania, la modernización militar de China, los conflictos en Oriente Medio y los golpes militares en África.

El informe del IISS también destacó la intensa destructividad de la guerra. En Ucrania, el IISS estimó que Rusia ha perdido unos 3.000 carros de combate principales desde que invadió el país en febrero de 2022. Esas pérdidas superaron el total de tanques en el inventario activo de Rusia antes de la guerra, lo que obligó a sacar vehículos más antiguos del almacén.

Mientras tanto, el gasto en defensa de los Estados miembros de la OTAN ha aumentado hasta cerca del 50% del total mundial, según el informe del IISS, una proporción asombrosa para una alianza militar cuyos Estados miembros representan menos de una octava parte de la población mundial.

Las nuevas estimaciones sobre el crecimiento de los presupuestos militares mundiales coinciden con repetidos comentarios del ex presidente Donald Trump sobre los niveles de gasto en defensa de los aliados de Estados Unidos. En un mitin de campaña de fin de semana dijo que animaría a Rusia a hacer “lo que les diera la gana” a los miembros de la OTAN que no gastaran el objetivo de la alianza del 2% del producto interior bruto en defensa. “No han pagado. Son morosos”, afirmó haber dicho Trump a un dirigente extranjero cuando era presidente.

La guerra de Ucrania empuja a Europa

Aunque Estados Unidos sigue representando la mayor parte del gasto en defensa de la OTAN, el IISS, con sede en Londres, descubrió que los miembros no estadounidenses han aumentado colectivamente su gasto militar en un 32% en la década transcurrida desde que Rusia se anexionó ilegalmente Crimea en 2014, y la mayor parte del crecimiento se produjo en los últimos dos años.

El año pasado, diez estados miembros de la Unión Europea alcanzaron el objetivo declarado de gastar el 2% de su PIB en defensa, frente a los ocho del año anterior. Según el IISS, todos los miembros europeos de la OTAN alcanzaron el objetivo de destinar el 20% de su gasto a equipamiento.

La alianza también se ha visto impulsada por Finlandia, nuevo miembro desde el año pasado y con un gran ejército permanente, y por la probable adhesión de Suecia. Varios países grandes, como Francia y Alemania, han anunciado planes a largo plazo para aumentar el gasto.

Sin embargo, el IISS también señaló que algunos de esos países, especialmente Alemania, siguen estando muy por debajo del objetivo del 2% del PIB. Precisamente el año pasado, los miembros de la OTAN rechazaron el compromiso de garantizar que sus presupuestos de defensa superaran el 2 por ciento.

El IISS también advirtió que la inflación y los trastornos económicos han atenuado el impacto de algunos de los aumentos del gasto en defensa, mientras que el repunte de la demanda se ha topado con la realidad de que “la producción europea de armas no estaba preparada para tiempos de guerra”.
Rusia y China siguen aumentando sus presupuestos.

Mientras Occidente gasta más en presupuestos militares, Rusia y China también lo hacen y con costes más bajos y una fuerte implicación estatal en la industria de defensa, a menudo parece que obtienen más por su dinero.

El gasto militar total de Rusia aumentó casi un 30% el año pasado a medida que se prolongaba la guerra en Ucrania, según informó el IISS, y se calcula que el Kremlin gasta ahora aproximadamente el 7,5% de su PIB en el ejército. El país ha revisado significativamente su industria de defensa desde que se hizo evidente que no estaba preparado para la guerra en Ucrania.

Se calcula que el gasto militar total de Rusia ascenderá a 108.000 millones de dólares en 2023, más del triple que el de Ucrania (31.000 millones). Sin embargo, a diferencia de Rusia, Ucrania a menudo ha podido reemplazar los equipos perdidos por equivalentes mejores, suministrados por Occidente, señaló el IISS.
La ayuda militar a Ucrania se ha convertido en rehén de una agria división política en Estados Unidos. El Senado aprobó esta semana una ayuda de 60.000 millones de dólares para Ucrania, pero se espera que los legisladores de extrema derecha de la Cámara de Representantes intenten bloquearla.

El año pasado, China aumentó su gasto en defensa por 29º año consecutivo, según el IISS, aunque un crecimiento económico inferior al previsto contribuyó a que su porcentaje del PIB se mantuviera por debajo del 2 por ciento. Beijing está inmerso en un programa de modernización militar diseñado para crear un ejército de “talla mundial” que dependa menos de la tecnología extranjera para mediados de siglo, señaló el IISS.

Las ambiciones de China han contribuido a estimular el gasto militar entre sus vecinos, y Taiwán anunció su mayor presupuesto militar con 19.000 millones de dólares, o alrededor del 2,6% del PBI. Japón y Corea del Sur también han aumentado su gasto militar, según el IISS, en parte debido a las amenazas de Corea del Norte.
Estados Unidos sigue siendo el país que más gasta en armamento del mundo; su presupuesto de 900.000 millones de dólares en 2023 supera al de los 15 países siguientes juntos. Pero aunque la guerra de Ucrania ha puesto a prueba la industria de defensa estadounidense, el IISS descubrió que el gasto como porcentaje del PBI -3,36% en Estados Unidos- era menor que en épocas anteriores.

“En comparación con el gasto en defensa durante la Guerra Fría, que alcanzaba el 8% con un PBI mucho menor”, declaró a la prensa en Londres Dana Allin, miembro del IISS. “Así que obviamente esto no es mucha presión para Estados Unidos”.

Fuente: The Washington Post

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Emergencia presupuestaria y peligro de continuar con las clases: Las universidades negaron el “acuerdo” anunciado mediáticamente por el Gobierno y ratificaron la marcha del 23 de abril

El Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) desmintió esta noche el presunto consenso alcanzado sobre los aumentos ...