Ultimo Momento

Con el tratamiento del aporte de las grandes fortunas el Frente de Todos recupera la agenda política

Por Maximiliano Borches. Tras los festejos por el “Día de la Lealtad” el peronismo no solo recuperó las calles, demostró que las desestabilizadoras concentraciones del tridente opositor macrista/radical/lilito, solo se mostraban “concurridas” en la virtualidad de las pantallas de TN. Desde entonces, el Gobierno de TODOS desactivó dos intentos de golpe de mercado, una incipiente insurrección policial, el intento conspirativo de la desarticulada “mesa de enlace” de militares y policías retirados, aprobó el Presupuesto 2021, avanzó en varias otras leyes y finalmente llevará al recinto el necesario tratamiento de la ley de aporte a las grandes fortunas, en la simbólica fecha del 17 de noviembre. Sin embargo, hay un gran problema a resolver: el desfasado aumento en el precio de los alimentos. En la Secretario de Comercio también hay una funcionaria que no funciona. La Ley de Góndolas, aprobada el pasado 28 de febrero, continúa sir ser promulgada y publicada en el Boletín Oficial, ¿por qué?.

La agenda pos-pandemia que confeccionó el Gobierno nacional durante los meses más duros del ostracismo pandémico, se materializó en los últimos días en algo aún más importante: la recuperación de la agenda política.

Es decir, desde hace semanas el rencoroso tridente opositor macrista/radical/lilito no impone a voluntad sus acciones desestabilizadoras. Es el Gobierno nacional el que comenzó a marcar el ritmo del debate político. Y al mismo tiempo le pone música.

¿Por qué el Gobierno nacional aún no promulgó ni publicó en el Boletín Oficial la Ley de Góndolas, que fue aprobada el pasado 28 de febrero?

Continúa siendo inexplicable porque aún no entró en vigencia esta importante ley. La misma busca que los precios sean claros para los consumidores y que los consumidores puedan acceder a más productos regionales o artesanales de las micro, pequeñas y medianas empresa, productos de agricultura familiar, campesina e indígena, productos de la economía popular y productos de cooperativas y mutuales.

En política nunca nada es permanente, todo es dinámico y hasta demasiado volátil por momentos. Sin embargo, y a pesar de la descomunal crisis socio-económica nacional y mundial, el gobierno encabezado por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, supo reorientar una estrategia basada en el pragmatismo duro que impone la realidad. Los últimos anuncios económicos del ministro-estrella del momento: Martín Guzmán, así lo certifican.

Sin embargo, continúan abiertos algunos frentes que de no tomarse resoluciones prácticas en los próximos días, podrán empeorar este delicado escenario. Básicamente el referido al desorbitante aumento en el precio de los alimentos, y la prolongación desde los largos cuatro años del macrismo/radicalismo, del prohibitivo acceso a varios de ellos por parte de millones de compatriotas.

En una carta abierta publicada días pasados por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, sin dudas una pieza política magistral que narra desde su demostrado talento la coyuntura política nacional, Cristina hizo referencia a “funcionarios que no funcionan”. Una de ellas fue María Eugenia Bielsa, reemplazada por Jorge Ferraresi, al frente del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat.

Sin la más mínima duda, otra funcionaria que no funciona, es Paula Español, por ahora al frente de la desprestigiada Secretaria de Comercio Interior.

Por lo demás, el peronismo tiene una larga experiencia en reinventarse a sí mismo. Por eso es el único movimiento de masas nacido en el Siglo XX, que perdura con toda su vitalidad en el siglo XXI. Sin embargo, muchos funcionarios de todas las áreas de gestión, como así también la “gorda” dirigencia de la CGT –en su mayoría cómplice del macrismo, y que se encuentra en el otoño de su triste existencia- sería bueno que no solo relean las “20 verdades peronistas”, sino también a la obra completa escrita por Juan Domingo Perón.

Los puntos centrales del proyecto de ley de aportes de las grandes fortunas:

El proyecto de ley de aporte a las grandes fortunas prevé el cobro de una tasa del 2 por ciento a los patrimonios de las personas físicas que hayan declarado hasta la fecha de la promulgación de la ley más de 200 millones de pesos.

La recaudación de ese aporte se destinará un 20% a la compra y/o elaboración de equipamiento e insumos críticos para la emergencia sanitaria, 20% a las pymes, 15% a los programas para el desarrollo de los barrios populares, 20% a becas al programa integral de becas Progresar y 25% a programas de exploración y desarrollo de gas natural, a través de Enarsa, según establece el proyecto.

Por otra parte, el texto que será tratado en el recinto fija que la tasa se elevará al 2,25% en casos de fortunas entre 300 y 400 millones de pesos, al 2,50% entre 400 y 600 millones y al 2,75% en la franja de 600 a 800 millones.

En tanto, la tasa subirá al 3% cuando los patrimonios oscilen entre 800 y 1.500 millones, al 3,25% para fortunas de 1,500 millones de pesos a 3.000 millones, y a partir de esa cifra será del 3,5%.

La iniciativa establece también que por el total de bienes en el exterior se tributará un recargo del 50% sobre la alícuota que le correspondiera; pero si la persona trae el 30% de las tenencias financieras que tiene declaradas afuera, el diferencial se elimina y paga por todo como si lo tuviera en el país.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) espera recaudar $307.000 millones (1,1% del PBI del corriente año), que alcanzaría a un universo potencial de 9.298 personas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

No tuvo que ser así: la policía de Larreta y Santilli reprimió con ferocidad

Lo que debía ser una emotiva despedida popular, al máximo ídolo de las últimas décadas, ...