Ultimo Momento

A 22 años del inicio del estallido social que puso fin al último gobierno radical, vuelve la amenaza a la protesta social por parte de un nuevo gobierno neoliberal que subestima al pueblo

Aquel 19 de diciembre de 2001 por la noche, decenas de miles de trabajadores y ciudadanos en general, tomaron las calles de Buenos Aires y otros puntos del país, para exigir el final de la miseria planificada que aplicaba el último presidente radical, Fernando de la Rúa, como así también, los ahorros que habían sido confiscados a través de un corralito a la orden del entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, hoy nuevamente consultado por laderos del presidente Javier Milei. Al día siguiente, 20 de diciembre: se producía el estallido social más grande desde que se recuperó para siempre la democracia, hace 40 años, que dejó un saldo de 36 argentinos asesinados por la represión policial, el fin de un breve gobierno y un posterior camino de recuperación de derechos, que comenzó con el interregno de Eduardo Duhalde y se potenció definitivamente con la llegada al Sillón de Rivadavia, del expresidente Néstor Kirchner.

Desde el estallido hiperinflacionario de la gestión de Raúl Alfonsín, que abandonó su gobierno seis meses antes de finalizarlo, con un saldo de 56 argentinos asesinados por la represión policial tras producirse saqueos en supermercados en varios puntos del país, movidos por el hambre y la desesperación, sumado las gestiones neoliberales de Carlos Menem y el último gobierno radical que siguió esa misma línea política y económica, que encabezó Fernando de la Rúa, la Argentina era un verdadero caos.

Aquel 19 de diciembre de 2001 todo comenzó a cambiar, como lo hacen los pueblos cuando toman en sus manos su propio destino. Decenas de miles de trabajadores y ciudadanos en general, tomaron las calles de Buenos Aires y otros puntos del país, para exigir el final de la miseria planificada que aplicaba el último presidente radical, Fernando de la Rúa, como así también, los ahorros que habían sido confiscados a través de un corralito a la orden del entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, hoy nuevamente consultado por laderos del presidente Javier Milei. Al día siguiente, 20 de diciembre: se producía el estallido social más grande desde que se recuperó para siempre la democracia, hace 40 años, que dejó un saldo de 36 argentinos asesinados por la represión policial, el fin de un breve gobierno y un posterior camino de recuperación de derechos, que comenzó con el interregno de Eduardo Duhalde y se potenció definitivamente con la llegada al Sillón de Rivadavia, del expresidente Néstor Kirchner.

A veintidós años de aquella experiencia social que cambió a la Argentina, todo parece indicar que el país se encamina al mismo destino. El presidente Javier Milei y su equipo de gestión gobiernan un país muy complejo y contradictorio como es la Argentina; capaz de parecer sumisa por momentos, como de protagonizar intensas rebeliones sociales y políticas.

El pueblo argentino es hijo del 17 de octubre de 1945, de la resistencia peronista, de la organización política. No subestimen al pueblo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

«Falta de gusto»: el Gobierno alemán critica a Milei por sus ataques contra el presidente español Sánchez

«Las palabras del presidente argentino se valoran por sí mismas», afirmó el portavoz del Gobierno ...