Ultimo Momento

Carta de Güemes a Belgrano: “El patriotismo se ha convertido en egoísmo”

Por Maximiliano Borches. A 202 años de su paso a la inmoralidad, desde Mariano Moreno Noticias, rendimos respetuoso homenaje al gaucho general Martín Miguel de Güemes. Corría el año 1818, desde Buenos Aires le retaceaban el apoyo necesario a los “Infernales” de Güemes que rechazaron seis invasiones realistas, consolidando la frontera norte del país, en resguardo del proyecto de emancipación ante los últimos intentos españoles por reconquistar Sudamérica. En una emotiva carta que a continuación reproducimos integra, Güemes le explica al general Manuel Belgrano las pésimas condiciones en las que se encuentran sus gauchos, y la vista al costado que haces desde la naciente capital portuaria del Río de la Plata.

Miguel Juan de Mata Güemes Montero, mejor conocido como Martín Miguel de Güemes, fue una figura destacada de las luchas por la emancipación sudamericana. Perteneciente a la aristocracia norteña, participó en las luchas por la defensa de Buenos Aires frente a las invasiones inglesas de principios del siglo XIX. Luego, adhirió con profundo convencimiento a la Revolución de Mayo, y cooperó activamente en las campañas de las campañas de Suipacha y Huaqui.

Sin embargo, su acción político/militar más duradera e importante comienza a desarrollarse cuando decide volver a Salta con el cuerpo de “dragones infernales”. Por entonces caía el director Carlos María de Alvear y, ante la ausencia del gobernador Hilarión de la Quintana, en 1815 el Cabildo salteño -por primera vez desde 1810- elegía a su autoridad y hacía entrega a Güemes de la gobernación provincial (que incluía a Jujuy), lo que no impediría que mantuviera tensas relaciones tanto con la intendencia jujeña como con la dirección porteña, al menos hasta la declaración de la Independencia y la designación de Juan Martín de Pueyrredón como Director Supremo y de Belgrano como jefe del Ejército del Norte, hasta la entrega que éste hiciera del mando al general José de San Martín, el 17 de enero de 1814 en la posta de Yastasto.

Desde entonces, los “gauchos infernales” de Güemes rechazaron seis invasiones españolas, a pesar del escaso apoyo en armas y comida que le llegaba desde Buenos Aires. Fue entonces, cuando el 13 de febrero de 1818, el gaucho general le escriba la siguiente carta a su amigo Manuel Belgrano.

Carta de Martín Miguel de Güemes a Manuel Belgrano del 13 de febrero de 1818

“El patriotismo se ha convertido en egoísmo. Todos los hombres se han echado con la carga y quieren que sin trabajo les llueva el maná del cielo. Semejante apatía e indolencia obliga a tomar providencias sensibles, y lo cierto es que si hemos de salvar al país, es necesario cerrar los ojos y los oídos y tomar el camino del medio. Así lo he dicho en estos últimos días, pero ni eso me ha valido.

Creía que asustando un poco a estos caballeros, se ablandarían y me socorrerían. Pero me engañé. Hice correr la voz de que los llevaría en la vanguardia y que para quedarse darían alguna cosa para ayuda de los que trabajan. Pues con todo este aparato no he conseguido otra cosa que calentarme la cabeza. Se juntó el vecindario en casa del Alcalde de Primer Voto, y entre todos, apenas han dado cuatro porquerías con que han auxiliado 30 gauchos, y esto dando a uno una camisa, a otro un poncho de picote, y a otro un pedazo de jerga vieja. ¿Qué tal? ¿Caballos? Unos cuantos; acaso los peores que han podido hallar, de suerte que con dificultad llegarán a Jujuy.

A vista de esto, ¿no he de alabar la conducta y la virtud de los gauchos? Ellos trabajan personalmente, y no exceptúan ni aun el solo caballo que tienen, cuando los que reportan ventajas de la revolución no piensan otra cosa que engrosar sus caudales.”

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Postales de la crisis y la degradación social: una menor fue demorada en La Pampa por sustraer útiles escolares de un negocio

Una nena fue demorada este lunes en la tarde en La Pampa luego de robar ...