Ultimo Momento

Milei consigue voto de confianza de 18 gobernadores para probar hasta donde llegará su ajuste y encabeza costoso desfile militar en medio de la creciente recesión y desocupación

El denominado “Pacto de Mayo”, impulsado por Javier Milei finalmente logró reunir enTucumán a 18 de los 24 mandatarios provinciales y de CABA, en el marco de los festgejos por los 208 años de la Independecia Nacional. Total presencia de gobernadores radicales y macristas, respaldos provincialistas tres gobernadores del peronista Unión por la Patria participaron del acto en Tucumán. Las ausencias notorias fueron de la vicepresidenta Victoria Villarruel, los integrantes de la Corte Suprema de Justicia y los líderes del movimiento obrero organizado que fueron convocados, pero decidieron rechazar los términos del “pacto”. No estuvieron los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires); Ricardo Quintela (La Rioja); Sergio Ziliotto (La Pampa); Gildo Insfrán (Formosa); y Gustavo Melella (Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur), ni Claudio Vidal (Santa Cruz)

A Milei se le terminaron las excusas para gobernar, y ahora deberá medir cada política que aplique con la resistencia social. Después de la aprobación de los proyectos que el Gobierno consideraba fundamentales para poner en marcha su programa económico, fue el turno de firmar los 10 puntos que el Presidente propuso como refundacionales para la Argentina. Con Guillermo Francos empoderado como jefe de Gabinete, la administración libertaria se alzó con una victoria política insospechada meses atrás.

La imagen incluye a 18 de los 24 jefes provinciales. En el pelotón presente estuvieron los 10 jefes provinciales de Juntos por el Cambio (JxC): Rogelio Frigerio (Entre Ríos); Alfredo Cornejo (Mendoza); Maximiliano Pullaro (Santa Fe); Ignacio Torres (Chubut); Carlos Sadir (Jujuy); Gustavo Valdés (Corrientes); Claudio Poggi (San Luis); Marcelo Orrego (San Juan); Leandro Zdero (Chaco); y Jorge Macri (CABA). Se trata, con matices, de los principales aliados de LLA en los distritos.

En la antesala del acto oficial, los líderes amarillos compartieron una reunión privada, donde reconfirmaron que, en medio de la crisis de identidad que atraviesa el PRO y de los conflictos de liderazgo en la Unión Cívica Radical (UCR), la unidad de la alianza subyace en el poder territorial de sus caciques.

A Tucumán también asistieron dirigentes de escuderías provinciales, como Hugo Passalacqua (Misiones); Rolando Figueroa (Neuquén); Alberto Weretilneck (Río Negro); Martín Llaryora (Córdoba); y Gustavo Sáenz (Salta). Hubo, además, representantes de Unión por la Patria (UP): el catamarqueño Raúl Jalil y el anfitrión de la jornada, Osvaldo Jaldo. Otro de los asistentes dentro de la órbita celeste fue Gerardo Zamora (Santiago del Estero), histórico aliado del peronismo desde su terruño.

El respaldo del mandamás santiagueño terminó de sellarse a partir de algunos hechos puntuales. Desde su entorno plantearon que, si bien sus legisladores se opusieron a los proyectos del Gobierno en el Congreso, Zamora sostiene que «siempre hay que tratar de buscar diálogos y consensos, pero sólo si le modificaban algunas cosas». En particular, terminó de sumar su firma luego de la modificación del punto 9, que en el escrito original plateaba el regreso de las AFJP.

Al respecto, el salteño Sáenz ratificó esta posición: «Estoy seguro de lo que voy a firmar porque no es nada extraño. Hemos logrado la modificación de un punto con Gerardo Zamora y otros más, con quienes hemos planteado el tema previsional». «Hay un equilibrio fiscal que se ha logrado a partir de cuestiones que se dejaron de pagar: Coparticipación, transferencias a las provincias, los jubilados, el Fondo Nacional de Incentivo Docente, la quita del Fondo Compensador de las Provincias», comentó en su llegada a Tucumán.

Otro ítem importante fue el compromiso del Gobierno de traspasar obra pública a las provincias y de finalizar proyectos que estaban paralizados. Esos acuerdos estuvieron a cargo del omnipresente Francos, quien recibió uno por uno a la mayoría de mandamases del país. Zamora visitó la Casa Rosada la semana pasada y se retiró satisfecho. El desfile por Balcarce 50 fue fundamental para apuntalar el respaldo de las provincias al Pacto de Mayo.

Casi en espejo a sus pares de JxC, los demás jefes provinciales también tuvieron una foto propia en la víspera del evento. Apenas concluida la jornada, Weretilneck y Figueroa regresaron juntos a sus provincias.

Los ausentes del peronismo y un faltazo patagónico

Entre los que pegaron el faltazo a Tucumán, hubo números puestos. Por el peronismo, no estuvieron Axel Kicillof (Buenos Aires); Ricardo Quintela (La Rioja); Sergio Ziliotto (La Pampa); Gildo Insfrán (Formosa); y Gustavo Melella (Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur). Con distintos grados de exposición, todos ellos representan le núcleo duro de opositores a Javier Milei y ya habían anticipado que no formarían parte de la jornada.

Sorprendió, sin embargo, la silla vacía del provincialista Claudio Vidal (Santa Cruz). La versión oficial indica que el gobernador patagónico decidió no viajar para coordinar la asistencia por el duro temporal que golpea al distrito. De todos modos, su vínculo con la Casa Rosada es tirante y oscila entre altas y bajas. Muestra de ello fueron los votos negativos de Natalia Gadano y José María Carambia, los dos senadores de su fuerza política, tanto contra la ley Bases como contra el paquete fiscal.

En un mensaje compartido casi a la par de la firma del acta de Mayo, Vidal hizo énfasis en la situación climática santacruceña y dijo: «No es tiempo de fiestas ni grandes actos. Cada dispendio del Estado tiene destino: acompañar al pueblo y enfrentar las consecuencias de esta crisis climática inédita».

Los 10 puntos del Pacto de Mayo

  • La inviolabilidad de la propiedad privada
  • El equilibrio fiscal innegociable
  • La reducción del gasto público a niveles históricos, en torno al 25% del Producto Bruto Interno
  • Una educación inicial, primaria y secundaria útil y moderna, con alfabetización plena y sin abandono escolar
  • Una reforma tributaria que reduzca la presión impositiva, simplifique la vida de los argentinos promueva el comercio
  • La rediscusión de la coparticipación federal de impuestos para terminar para siempre con el modelo extorsivo actual que padecen las provincias
  • El compromiso de las provincias argentinas de avanzar en la explotación de los recursos naturales del país
  • Una reforma laboral moderna que promueva el trabajo formal
  • Una reforma previsional que le dé sostenibilidad al sistema y respete a quienes aportaron
  • La apertura al comercio internacional, de manera que la Argentina vuelva a ser protagonista del mercado global.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Esperpento

Por Maximiliano Borches. Es probable, aunque contrafáctico desde ya, que ni el propio Ramón del ...