Ultimo Momento

Finalmente Villarruel se vio obligada a ceder y dio marcha atrás con el aumento salarial del 30% a senadores

Ni el presidente Javier Milei, ni los «libertarios» titulares de las cámaras de Diptuados y Senadores, Martín Menem y Vioctoria Villarruel, respectivamente, pudieron aumentarse sus salarios como intentaron. En un principio, la vicepresidente –y titular de la Cámara Alta- Victoria Villarruel, desobedeció al presidente Javier Milei que pidió dejar sin efecto el aumento de 30% a legisladores nacionales, con la excusa de “mantener el equilibrio y avanzar con la agenda legislativa” con los distintos bloques, considerando el impacto de cada decisión en el futuro político del Senado. En Diputados, el presidente de la Cámara Baja, Martín Menen, retrotrajo el aumento a pedido acatando la orden del Poder Ejecutivo, que también tuvo que retrotraer el aumento del 48% que se dio el presidente y altos funcionarios de sugestión, y se conoció este fin de semana por una denuncia de la diputada nacional, Victoria Tolosa Paz.

Luego de una semana protagonizada por las críticas al Gobierno por la suba de las dietas de los Senadores y Diputados, Victoria Villarruel y Martín Menem, presidentes de ambas cámara del Congreso, confirmaron la marcha atrás con esta medida y, en una resolución conjunta, retrotrajeron los salarios de los legisladores, que habían aumentado un 30%.

Entre los argumentos que destacaron en el documento para explicar esta decisión, está la «profunda crisis que atraviesa la economía de la Argentina producto de las malas políticas de los últimos 20 años».

La polémica no solo gira en torno a los sueldos, sino que refleja el extremismo y la confrontación presente en la política. El enojo en las oficinas del Senado va más allá de la discusión salarial y apuntó a la necesidad de mantener una convivencia institucional y respetar los distintos poderes del Estado.
La vicepresidenta, consciente de la minoría de

La Libertad Avanza en el Senado, destacó la importancia de negociar y llegar a consensos para avanzar en cuestiones básicas. La controversia por las dietas impactó en el frente de batalla político, especialmente cuando se avecina la votación del DNU 70/23, donde el kirchnerismo busca rechazarlo.

El peronismo, con 33 senadores, está a cuatro del quorum necesario para imponer su criterio en una votación. La vicepresidenta, con la tarea de evitar que se rechace el DNU, ahora enfrenta obstáculos adicionales debido a la tensión generada por la discusión de las dietas.

La situación se tornará aún más compleja con la irrupción de un grupo de nueve legisladores que solicitan tratar el DNU 70/23 en una sesión especial. A pesar de estos desafíos, Villarruel busca mantener el equilibrio y avanzar con la agenda legislativa, considerando el impacto de cada decisión en el futuro político del Senado.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Emergencia presupuestaria y peligro de continuar con las clases: Las universidades negaron el “acuerdo” anunciado mediáticamente por el Gobierno y ratificaron la marcha del 23 de abril

El Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) desmintió esta noche el presunto consenso alcanzado sobre los aumentos ...