Ultimo Momento

La suspensión de facto de Télam viola las normas del mega-DNU 70/2023

Así lo afirmó el abogado Andrés Gil Domínguez a través de un hilo de “X”, que más abajo reproducimos. Al cierre de esta nota, las 700 familias de los trabajadores de la agencia de noticias que este cumple 79 años de existencia, corren serio riesgo de quedar en la calle. Desde el Gobierno nacional indicaron que en esta semana se definirá su destino.

 A través de su red social “X”, el abogado Andrés Gil Domínguez  argumenta los motivos por los que, pese a la existencia del DNU, el Gobierno debería proceder a través de una ley si no quiere que la medida carezca de validez.

«La agencia nacional de noticias Télam es una sociedad del Estado (SE) regida por la ley 20.705 que en el artículo 5 exige para poder ser liquidada por parte del Poder Ejecutivo la previa autorización del Congreso mediante la sanción de una ley», explicó en un primer momento. A continuación, señaló que el DNU 70/2023, en su artículo 40, derogó dicha ley 20.705 pero «sin establecer que la misma tiene efectos retroactivos (art. 7 del Código Civil y Comercial)».

De esta manera, la zona de influencia del artículo del DNU «se proyecta exclusivamente a futuro impidiendo crear nuevas sociedades del Estado». Gil Domínguez remarcó que el mismo DNU, en el artículo 48, establece «que todas las sociedades del Estado deben transformarse en sociedades anónimas en un plazo de 180 días, y una vez que esto suceda, se aplicará la ley de sociedades 19.550».

Es por eso que consideró que «el cierre de Télam viola las normas del DNU 70/2023», es decir, el Gobierno estaría violando una normativa redactada por sus propios funcionarios, en caso de que finalmente la agencia sea cerrada.

El abogado constitucionalista señaló que para que pueda darse ese escenario «Télam primero debe convertirse en una sociedad anónima y después aplicando la ley de sociedades 19.550 podrá disolverse». «Un gobierno desconociendo su propia normativa de emergencia es realmente preocupante y desopilante», concluyó.

Por su parte, el abogado del Sindicato de Prensa de Buenos Aires, Guillermo Gianibelli, también se expresó en igual sentido que Gil Domínguez. En declaraciones al diario La Nación, afirmó que “el DNU solo habilita a transformar Télam de sociedad del Estado a Sociedad Anónima».

«Cualquier otra cosa (que quiera hacer el Gobierno) lo tienen que hacer por ley», advirtió el letrado, y adelantó que desde el sindicato están «analizando cursos de acción».

Un poco de historia

Télam fue creada el 15 de abril de 1945 por el entonces secretario de Trabajo y Previsión Juan Domingo Perón. En ese momento embrionario, fue bautizada como «Telenoticiosa Americana». En aquel momento se explicó que la creación de una agencia de noticias nacional buscaba ponerle fin a la hegemonía informativa de las agencias extranjeras United Press International (UPI) y Associated Press (AP), ambas con sede en Estados Unidos.

Dos años más tarde, en 1947, la redacción se mudó a su primera sede, donde funciona actualmente el Teatro Maipo, en Esmeralda 433, en el centro porteño. Como una curiosidad, los periodistas informaban las noticias en pizarras que daban a la calle. No hubo que esperar mucho para el primer embate contra la agencia de noticias. A 10 años de su creación, la llamada “Revolución Libertadora”, un golpe de estado impulsado por Eduardo Lonardi y Pedro Eugenio Aramburu, puso en riesgo su continuidad.

El golpe puso a la empresa, de capitales mixtos, bajo la órbita de la Fuerza Aérea. Al mismo tiempo, tuvieron que exiliarse algunos de los periodistas más importantes de la redacción. A pesar de estos ataques, Télam siguió funcionando, aunque con un número reducido de corresponsales.

Con el siguiente Gobierno democrático –en un contexto de proscripción del principal partido político, el peronismo–, al mano de Arturo Frondizi, de la UCR, llegó la primera embestida privatizadora de Télam, que fue convertida en «Télam Sociedad Anónima, Periodística, Radiofónica, Cinematográfica, Comercial, Inmobiliaria y Financiera».

Tras la caída de Frondizi, con un nuevo golpe militar, con José María Guido al frente, llegó en 1953 la clausura de Télam por, supuestamente, «difundir informaciones falsas y tendenciosas que, por su naturaleza y alcance, atentan contra el orden público y la tranquilidad de la población».

Fue el Gobierno, también militar y de facto, de Juan Carlos Onganía el que, el 24 junio 1968, ordenó estatizar la agencia y ponerla bajo la órbita de la Secretaría de Difusión y Turismo.

Mientras tanto, la agencia seguía realizando sus tareas informativas y, por ejemplo, graficaba lo que fue luego denominado como el “cordobazo”, una masiva movilización estudiantil, obrera y sindical contra la dictadura en la provincia de Córdoba.

En tanto, la década del 70’ fue igual de convulsionada para la agencia de noticias que las dos décadas anteriores. Entre 1975 y 1978, la Triple A y la dictadura cívico-militar desaparecieron a tres trabajadores: Alejandro Martín Almeida (17/6/1975), Héctor Jesús Ferreyros (30/3/1977) y Célica Elida Gómez Rosano (30/1/1978).

Con el proceso iniciado durante la gestión de Onganía, el gobierno militar de 1976 utilizó a la agencia como un órgano de propaganda de su gestión. La actividad de la agencia también dejó marca durante estos años, como se ve en la cobertura de la Guerra de Malvinas, que tuvo enviados de Télam entre las tropas.

Algunas de las imágenes del archivo de Télam sobre la guerra en Malvinas fueron recuperadas años atrás. En 2022, la agencia hizo público un documento especial con más de 2.200 imágenes – muchas de ellas jamás publicadas – que dan cuenta de momentos clave del conflicto bélico, pero también de cómo era la vida de los soldados en las trincheras y la vida de los isleños.

De todos modos, a pesar de largos años de trabajo, en 1983, ya con el Gobierno de Raúl Alfonsín y una vez restaurada la democracia, se denunció que la dictadura de Jorge Rafael Videla, Roberto Eduardo Viola, Leopoldo Fortunato Galtieri y Reynaldo Bignone había destruido parte importante del archivo periodístico y fotográfico. Aún así, la democracia no llegaría a Télam como un período de tranquilidad: en 1984, las agencias privadas le solicitaron públicamente el cierre de la agencia nacional al presidente.

Si bien Alfonsín desestimó el pedido, quien acertó una serie de golpes fue su sucesor, Carlos Menem, –ídolo del actual mandatario Javier Milei– quien en 1992 dispuso la intervención de la empresa y dos años después su liquidación. No pudo. En la misma intentona, en el 2000 el radical Fernando de La Rúa reintentó cerrar Télam, pero fracasó debido a la resistencia y la lucha de los trabajadores de la Agencia, quienes dejaron fotos icónicas sobre la caída del Gobierno de La Alianza.

Tres años más tarde, en 2003, Télam lanzó su primer sitio web, que no dejó de funcionar hasta el último ataque del Gobierno de Javier Milei, donde este lunes 4 de marzo, de la noche a la mañana, se dio de baja cualquier tipo de acceso al portal nacional de noticias y a la plataforma donde se actualizan los cables, fotografías, infografías y publicaciones especiales.

Los años siguientes fueron de amplio crecimiento para la agencia de noticias, que incrementó su intercambio con las principales agencias de noticias del mundo, entre las que están AFP (Francia), XINHUA (China), REUTERS (Inglaterra), EFE (España), DPA (Alemania), ITAR-TASS (Rusia) y YONHAP (Corea) y creó un área de audiovisual.

Todo este proceso de crecimiento culminó el 5 Junio 2014 cuando la entonces presidenta Cristina Kirchner inauguró el edificio de Belgrano 347, donde funciona buena parte del área periodística de Télam. Además, se incorporaron a las corresponsalías en Chile Uruguay nuevas en Brasil Venezuela.

Los años de bonanza para Télam terminaron de golpe cuando el nuevo gobierno neoliberal de Mauricio Macri, el 26 junio de 2018, lanzó un plan de reestructuración general y despidió a 357 trabajadores de la Agencia. Tras un plan de lucha de los trabajadores, la Justicia finalmentó dio marcha atrás con aquellas cesantías y todos los empleados fueron reincorporados.

Ahora, Milei busca darle la estocada final, con el argumento de la reducción del gasto público. Los principales asesores del Presidente, como el portavoz Manuel Adorni o el legislador porteño Ramiro Marra, celebraron el cierre y el despido de más de 700 trabajadores. La noticia, como no podía ser de otro modo, fue tapa de los portales de todo el mundo. 

Ver:

Tras el anuncio de Milei, el Gobierno deshabilitó la web y cablera de Télam y ordenó a la policía vallar la redacción con los trabajadores adentro

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

A 81 años del heroico levantamiento del Gueto de Varsovia

Por Maximiliano Borches. El 19 de abril de 1943 comenzó a gestarse uno de los ...