Ultimo Momento
Leo Messi during the match between FC Barcelona and Club Atletico Osasuna, corresponding to the week 37 of the Liga Santander, played at the Camp Nou Stadium on 16th July 2020, in Barcelona, Spain. -- (Photo by Urbanandsport/NurPhoto via Getty Images)

Conmoción en el fútbol: Messi avisó que quiere irse del Barcelona

El delantero argentino envió un burofax a las oficinas de la entidad catalana, en el que informó que está decidido a abandonar el club.

Leo Messi ha comunicado hoy su intención de dejar el Barça. A través de un burofax remitido a los servicios jurídicos del club azulgrana, el jugador argentino explica su decisión de activarla cláusula que le permite salir de la entidad azulgrana a final de cada temporada, un término difícil de delimitar ahora mismo y que supondrá un litigio con el FC Barcelona.

Inicialmente, el capitán barcelonista tenía tiempo para activar la cláusula hasta el 31 de mayo, fecha que se entendía como final de la temporada 2019-2020. El curso, sin embargo, se ha prolongado hasta el 23 de agosto con la disputa de la Champions. Messi entiende por tanto que queda libre mientras la directiva considera que el plazo caducó el 10 de junio.

El acuerdo del jugador con el club finaliza en junio de 2021 y por tanto podría haber negociado su salida a partir del mes de enero próximo después que paralizara las negociaciones para renovar un contrato firmado en 2017 y que contempla una cláusula de rescisión de 700 millones de euros. Fue en 2017 cuando decidió incluir la posibilidad de escape al final de cada temporada como adelantó el diario EL PAÍS.

Hay varios clubes que estaban a la espera de la decisión de Messi. El Manchester City elaboró hace tiempo un informe fácil de actualizar sobre la viabilidad económica del fichaje del argentino si el jugador decidía abandonar un día el Barcelona. Ambas partes llegaron incluso a conversar en 2013 y 2016 cuando el futbolista dudaba sobre su continuidad en el Camp Nou. El 10 dio un paso atrás en las dos ocasiones y, desde entonces, el club inglés no ha querido saber nada más de supuestos, condicionado además por la voluntad del entrenador Pep Guardiola y el secretario técnico Txiki Begiristáin, los dos con pasado azulgrana, de no entrar en conflicto con el Barça.

El City no es el único interesado en saber qué quiere Messi. También se especula con el interés de Manchester United, el Paris Saint Germain y el Inter. Todos coinciden en cualquier caso en que quien tiene que mover ficha ahora es el argentino después de advertir que se sentía más dentro que fuera del Barça en una conversación con Ronald Koeman y comunicar su deseo de abandonar el Camp Nou. Al capitán no le entusiasmó lo que le esperaba después de entrevistarse con el técnico holandés: sería el líder y encontraría su sitio en el Camp Nou. El espacio, sin embargo, iba a ser distinto porque ha cambiado el orden, las circunstancias y hasta los amigos desde el anuncio de despido de Luis Suárez

La plantilla está citada para el próximo domingo y Koeman quería aplicar su plan con Messi. El jugador no ha abierto la boca desde Lisboa y, sin embargo, su silencio siempre se interpretó más como el anuncio de una declaración de ruptura que de voluntad por alcanzar un acuerdo, preso el barcelonismo del temor reverencial que provoca la figura del 10 y su disgusto por el 2-8. A sus 33 años, Messi está cansado de perder, sin que sepa todavía el equipo en el que podría ganar, y harto de ser engañado por el presidente Josep Maria Bartomeu.

Al último año de mandato de la actual directiva ya solo le queda el escudo de Messi, y había serias sospechas sobre su uso después del trato recibido por Johan Cruyff y Pep Guardiola. Acostumbra a ocurrir cuando los que gobiernan la entidad se olvidan de su función de posibilistas y quieren ser más protagonistas que los jugadores, como si su mandato fuera único en un momento único con un equipo único, el mejor de la historia del Barça. Incluso el eslogan electoral de Bartomeu fue coyuntural: “Tenemos triplete, tenemos tridente”, proclamó dichoso en 2015.

El tridente ya es historia; solo quedaba Messi. Nadie hablará más tampoco del mejor equipo del mundo, del estilo y de la Masia, después del 2-8. Tampoco procede presumir del més que un club cuando se ha liquidado a Luis Suárez, tercer máximo goleador azulgrana, con una llamada por teléfono de Koeman. La regresión ha sido manifiesta, progresiva y hasta denunciada por Messi desde la Champions de Berlín. Bartomeu ha tenido tiempo para corregirse y, sin embargo, el Barça ha ido a peor hasta el desplome ante e Bayern Múnich de Thiago.

El Barcelona se ha aguantado mientras por Messi. El problema es que el desgobierno de la junta favoreció la autogestión del vestuario alrededor del 10. Un ejercicio de supervivencia, suficiente para dominar las competiciones domésticas hasta la última temporada y decisivo también para la formación de un ecosistema que ha marcado el modo de vida y también de juego del Barça. La integración en el vestuario no ha sido fácil para los jugadores y los entrenadores llegados desde la salida de figuras institucionales como Puyol, Xavi o Iniesta.

Messi ha asumido el rol de cuantos se han ido y han llegado hasta que se ha preguntado por su destino desde Lisboa. El desgaste ha sido mayúsuculo y su obra es tan majestuosa que se ha ganado el derecho a decidir y por tanto a poner punto y final cuando quiera a su vida en el Barça. Hay quien suspira porque la partida sea pronto para evitar así que sea maltratado por la máquina autodestructiva azulgrana que condiciona los cambios naturales en el Camp Nou. También se cuentan quienes advierten una oportunidad única para honrar su pasado con una decisión solemne y seguir la senda de Iniesta, Alves, Mascherano, Neymar y Xavi. Todos los que formaron en la alineación campeona continental de 20015 han salido del club por voluntad propia, aburridos por el mal meter de la junta de Bartomeu

El propio Messi preparó su plan para escapar porque no se fiaba de la junta cuando renovó en 2017. Tiene una cláusula que le permite abandonar el club a final de cada temporada y es conocido que paralizó las conversaciones para renovar el acuerdo que expira en 2021. Hay, ciertamente, una contrapartida: su libertad cuesta 700 millones y una ficha de unos 50 millones netos cuando quedará libra para negociar en enero de 2021.

Ahora ha utilizado una vía no prevista: la fecha de caducidad de la cláusula de escape que sitúa en contencioso en el limbo. Messi, de momento, ha marcado el terreno: no solo no piensa en acudir el domingo a la concentración de la plantilla ni tampoco en volver al Barça.

Fuente: El País ( https://elpais.com/deportes/2020-08-25/messi-comunica-que-quiere-dejar-el-barca.html )

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Federales y unitario: Alberto firmó el Consenso Fiscal con todos los gobernadores, menos Larreta

«Hay un país que nos reclama trabajar unidos», afirmó el presidente de TODOS Alberto Fernández, ...